Violencia que Simpatiza


Ya que los muchachos de Bin Laden andan enseñando su filosa dentadura por el mundo, se esta desarrollando alrededor de estas lamentables noticias cierto espectáculo mediático cuyo encanto ha calado muy hondo en la prensa nacional como en la opinión publica.
Con los últimos atentados en Egipto y en Irak (uno de ellos contra niños iraquíes) debería quedar demostrado que el terrorismo islámico (como cualquier otro desde nuestro SL hasta el ETA) no es ningún grito de justicia ni menos el resultado de la pobreza en sus paises de origen. Recordando que Abimael Guzmán ni sus allegados eran pobres campesinos, los suicidas del 7-J en Londres no eran marginales sino ciudadanos de origen extranjero que disfrutaban de las comodidades, derechos y ventajas de la democracia del país anfitrión. Siendo tan escandalosamente claro este dato, en lugar de cuestionarse la tesis "social" sobre la génesis del terrorismo, se insiste sin embargo en consagrar estos atentados a la categoría justa respuesta ante la intervención occidental en Medio Oriente e Irak.
En un utópico afan de imparcialidad u "objetividad" los medios pretenden renunciar a hacer valoraciones de los hechos en nombre de la tolerancia y la democracia, neutralizando los términos y equiparando moralmente todas las causas y efectos involucrados. Pero ni aún asi (es que la etica positivista es un absurdo) la prensa puede con su genio -humano-, pues a través de consignas tales como "los muertos valen igual" o "Las bombas de Bagdad estallan en Madrid" se filtran ciertas simpatías hacia la causa del terrorismo islámico, de marcado talante antioccidental. De hecho mucha de la opinión y la prensa mundial, sustentada en la autoridad de los intelectuales orgánicos más famosos de la actualidad (Chomsky, Saramago, etc.) bajo las fachadas "cool" de la tolerancia y el multiculturalismo, se ha decantado hacia las modas "antis" como el antiamericanismo y la antiglobalización, o hacia movimientos de dudoso valor cientifico como el ambientalismo o el control demográfico.
Lamentablemente a esta clase de subconcientes simpatías nos lleva la poca o nula reflexión de temas esenciales tales como (en este caso de los atentados) el conflicto en medio oriente o la misma cultura islamica. Pocos saben por ejemplo que en la religión musulmana la violencia contra el infiel (sea cristiano, judío o de otra religión) está legitimada en su incuestionable texto sagrado, El Corán (ejemplo: Versiculo 29 de la Azora del Arrepentimiento (IX)).
Y ni que decir de lo que atañe al conflicto en medio oriente. Ignorándose a propósito que los líderes de la "insurgencia" iraquí NO son iraquíes, la intervención en Irak se reduce gratuitamente al formato Best-Seller de fácil consumo para el cual las agencias periodisticas lamentablemente (a mi parecer) se dedican demasiado a "fiscalizar" las acciones de las tropas angloamericanas sin siquiera mencionar al personal civil involucrado (también) en trabajos de reconstrucción junto con las tropas de otros países de la coalición como Polonia, Japon, Italia, España (hasta su salida) etc.. que no participan en las acciones armadas. Cuando vimos las imágenes del conflicto en la comodidad de nuestra ratone... digo hogar ¿No se pusieron a pensar por qué los habitantes de Bagdad celebraron la entrada de las tropas angloamericanas en la ciudad?

6 comentarios:

  1. Interesante tu comentario. El terrorismo se nos está mostrando como algo más complejo a lo que los peruanos estuvimos acostumbrados, ¿no?. La justicia social es un argumento válido como explicación de la aparición del germen terrorista, pero no es el único motivo -al terrorismo de derecha no le interesa la justicia social-. Debemos considerar la actitud superior y dominadora de los norteamericanos, la justificación coránica de la violencia, la situación con Israel, la condición de país invadido y la legitimación de la causa de la resistencia, y otras cosas que en verdad quizá nunca conozcamos totalmente.

    Finalmente, más que explicarlo, ¿Cuál será nuestra actitud con él????

    ResponderEliminar
  2. Saludos

    Solemos intentar simplificar todo tanto, que simplemente los argumentos llegan al absurdo, ahora importan los muertos kurdos, antes no valían nada... Cuando Saddam era "bueno" (porque en un tiempo lo fue, siempre según el gobierno de EUA), los Kurdos no eran más que terroristas (catalogado así por el gobierno de EUA), ahora los Kurdos son (y al parecer siempre lo fueron) fieles demócratas ante el tirano de Saddam (porque cuando te "vuelves malo", siempre lo has sido), pero sólo en el lado de Iraq, en Turquía, aunque ya no se les gasea (que mal estuvo gasear a los Kurdos en Iraq, en Turquía, al parecer, ni estuvo bien ni estuvo mal, era necesario, porque en ese entonces, eran terroristas, tambien sus hijos, aunque no supieran lo que eso era -o es-), aún se les margina, no se les escucha, y se les encierra.

    Es curioso que, cuando se invadió Iraq (por tener unas armas que no tiene) ahora hablemos de tantísimos atentados terroristas (cuando se supone que al acabar con iraq se acabaría con uno de los Estados que dan cobijo a los terroristas, es curioso que dos gobiernos, el de entonces Iraquí, y el de ahora, hayan sido amenazados por el terrorismo extremista; pero que hayan desconocido que a Saddam le tenían hambre por aconfesional su estado, no no, se le acusó de estar con los extremistas islámicos.

    En un mundo en lo que prima es el beneficio, los muertos no valen igual (y debieran valerlo), lo que es peor, a veces valen y a veces no, a veces los recordamos y luego nos olvidamos de ellos, o hacemos lo contrario, o le pegamos un tiro a un sospechozo por el simple hecho de serlo para excusarse ante su familia en la morgue, cuando el afán "democratizador" de unos cuantos (esos mismos que tantos dictadores han aupado, contando a los Taliban y a Saddam) se mide en el beneficio económico, el origen de ese terrorismo no está en su corán (por esa misma regla, todos los cristianos seguirían vendiendo a sus mujeres o lapidándolas, o ya se habría invadido Arabia Saudí, tal vez el país -actualmente tras la caída Afgana- más extremistas -junto con EAU, y algún otro-).

    No se justifica (nunca) a unos asesinos, pero no se olvida que hay algunos que siguen bombardeando ciudades (Faluya está como para tomar postales) y de ahí esa pregunta tan gringa de "¿por qué nos odian?" adquiere un sin fin de respuestas (¡¡nunca justificativas!!).

    Hasta Luego ;)

    ResponderEliminar
  3. El terrorismo nos muestra una realidad que hasta el día de hoy queremos ocultar.
    El que sea menos notorio que antes no quiere decir que se haya suprimido parcialmente...

    ResponderEliminar
  4. A ningun terrorismo le gusta la "justicia social", pero vaya que apelan a ella en sus discursos para amancebar la opinión publica. Por algo la raiz "terror" del término, y siempre dirigida hacia el mismo pueblo al cual dicen defender.
    Ahora que para evaluar el problema no debemos remitirnos solamente a los muertos, muy a nuestro pesar. La carga emotiva que produce una muerte es tremenda. La subjetividad resultante (muchas veces calculada en la información proveniente de los medios) dificulta la comprensión del asunto, y por eso es que nos gana la bilis y despotricamos contra lo que nos parece que es el origen del problema.
    Conocer la verdad sobre aquello que origina la violencia implica sumergirse en un cúmulo de aspectos que van desde lo religioso hasta lo económico. Y en al actual debate considero que poco se contribuye por poner en mano de la gente las herramientas mínimas para un entendimiento minimamente suficiente. Muy por el contrario mucha información se ofrece tergiversada.
    Por ejemplo: En Fallujah la ciudad quedo bajo la autoridad policial local y cuando los rebeldes toman control de ella es que recién intervienen las tropas de la coalición a pedido del gobierno interino iraquí ) , evacuándose a la población civil. Teorías de la sospecha aparte ("gobierno titere", "teatro politico") casi todos los medios informaron lo mismo. Desde ese entonces hasta hoy, el lamentable acontecimiento ese ha sufrido una deformación tal que podemos comprobarlo aqui mismo en la blogósfera peruana. Como para una postal.

    ResponderEliminar
  5. Cualquier motivo es bueno para celebrar...

    ResponderEliminar
  6. violencia que gusta, violencia que vende, como dirían los metrosexuales...
    nunca pasa de moda..
    lástima no?

    ResponderEliminar