OSCURANTISMO LAICISTA


Sobre el vergonzoso incidente de la suspensión de la visita del Papa Benedicto XVI a la universidad romana La Sapienza, llama la atención como la intolerancia e irracionalidad son practicadas justamente por los autoproclamados abanderados de la tolerancia y la racionalidad, los laicos agnósticos. La escandalosa contradicción se torna vergonzosa al tomar lugar precisamente en el templo (laico) al diálogo y la apertura: la universidad. ¿Tan mal andan los modernos e iluminados "librepensadores"?

Recuerdo cuando era estudiante en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como un profesor de física mencionaba que Galileo "fue condenado a la hoguera". Así mismo, el profesor de un curso de letras aludía a "los millones de muertos víctimas de la inquisición". Nadie en su momento cuestionó esas afirmaciones como si el viento fácilmente se las llevara. Sin embargo no eran pocos los compañeros que suscribían esas leyendas negras, las cuales veían reforzadas con ciertos datos y conocimientos adquiridos durante su estadía en la universidad. Si incluso dentro de las propias pastorales se pueden escuchar las típicas historias de terror sobre el Opus Dei (por ejemplo), no debería ser nada raro que las universidades sirvan de caldo de cultivo de odios y resquemores, y no sólamente contra la fe cristiana católica: una de las bandas terroristas más sanguinarias de la historia -Sendero Luminoso- se gestó en las aulas universitarias, liderada por un profesor universitario.

Hoy que están de moda la tolerancia, el diálogo y otras perlas derechohumanistas, resulta irónico que sus devotos terminen entregándose a la violencia por seguir este camino "de justicia" en lugar de revertir la lamentable situación de la universidad actual. ¿Cómo se puede ser justo partiendo del prejuicio... y de la mala lectura? En su carta-manifiesto, los profesores autores de la protesta argumentan que una cita que hizo el cardenal Ratzinger en una entrevista por los años 90 constituyó su atentado contra la ciencia y la razón:

En el texto de la carta, los profesores se refieren a un hecho ocurrido hace 18 años: "El 15 de marzo de 1990, todavía cardenal, en un discurso en la ciudad de Parma, Joseph Ratzinger citó a Feyerabend y dijo: 'En la época de Galileo, la Iglesia permaneció mucho más fiel a la razón que el mismo Galileo. El juicio contra Galileo fue razonable y justo'. Son palabras que, en cuanto científicos fieles a la razón (...), nos ofenden y nos humillan".
Los muy perspicaces docentes (y sus fieles alumnos acompañantes en la protesta) parecen haber olvidado el método científico objeto de sus desvelos profesionales. Olvidan atender al contexto en que es citada esa frase, si acaso no leyeron el texto completo [1]:
Se qui entrambe le sfere di conoscenza vengono ancora chiaramente differenziate fra loro sotto il profilo metodologico, riconoscendone sia i limiti che i rispettivi diritti, molto più drastico appare invece un giudizio sintetico del filosofo agnostico-scettico P. Feyerabend. Egli scrive:
«La Chiesa dell'epoca di Galileo si attenne alla ragione più che lo stesso Galileo, e prese in considerazione anche le conseguenze etiche e sociali della dottrina galileiana. La sua sentenza contro Galileo fu razionale e giusta, e solo per motivi di opportunità politica se ne può legittimare la revisione».
Dal punto di vista delle conseguenze concrete della svolta galileiana, infine, C. F. Von Weizsacker fa ancora un passo avanti, quando vede una «via direttissima» che conduce da Galileo alla bomba atomica.
Con mia grande sorpresa, in una recente intervista sul caso Galileo non mi è stata posta una domanda del tipo: «Perché la Chiesa ha preteso di ostacolare lo sviluppo delle scienze naturali?», ma esattamente quella opposta, cioè: «Perché la Chiesa non ha preso una posizione più chiara contro i disastri che dovevano necessariamente accadere, una volta che Galileo aprì il vaso di Pandora?».
Sarebbe assurdo costruire sulla base di queste affermazioni una frettolosa apologetica. La fede non cresce a partire dal risentimento e dal rifiuto della razionalità, ma dalla sua fondamentale affermazione e dalla sua inscrizione in una ragionevolezza più grande. [...]
Qui ho voluto ricordare un caso sintomatico che evidenzia fino a che punto il dubbio della modernità su se stessa abbia attinto oggi la scienza e la tecnica".
El entonces cardenal Ratzinger cita a Feyerabend y otros autores para señalar los absurdos y errores de una apologética que desconfía de la ciencia. Aclara: "La fe no nace del resentimiento y el rechazo de la razón, sino que es una afirmación fundamental de su inscripción en una racionalidad más grande".

El tema galileano se convierte más bien en síntoma de las dudas de la modernidad sobre sí misma, habiendo surgido como alternativa "objetiva" a la fe (la fe voluntarista, especialmente). Como antaño, el "caso Galileo" sigue sirviendo de panfleto propagandístico de un proyecto confrontacional de formulación dialéctica, y basado indefectiblemente en una visión maniquea -y oportunista- de la realidad [2]:

este hecho, poco resaltado en el siglo fue elevado en el siglo siguiente a mito del Iluminismo. Galileo aparecía como la víctima del oscurantismo medieval conservado en la Iglesia. Bien y mal se oponen divididos por un corte tajante. Por una parte encontramos la Inquisición, el poder que encarna la superstición, el adversario de la libertad de conciencia. Por la otra, la ciencia natural, representada por Galileo, como el poder del progreso y de la liberación del hombre de las cadenas de la ignorancia, que lo mantenían impotente frente a la naturaleza. La estrella de la modernidad brilla en la noche del oscuro medievo
¿Et lux in tenebris lucet? ¿Qué significa, por ejemplo, que estudiantes universitarios marchen hacia la casa de un personaje para repudiarlo en público? Vive la tolerance! (con el aplauso de los medios):



La llamada "sociedad civil" tiene mucho que mirarse en el espejo. No menos tenemos que hacer los fieles católicos teniendo presente un desafío: no dejarnos apabullar.

______________________________________


[1] Entrevista al cardenal Joseph Ratzinger, originalmente publicada en el diario Corriere della Sera y recopilada en el libro "Una mirada a Europa. Iglesia y Modernidad en la Europa de las revoluciones" (Rialp, Madrid 1993). El extracto corresponde a la edición italiana (Paoline, Roma 1992) disponible vía el blog Papa Ratzinger
[2] Citado en el ensayo "Una mirada al ocaso del medioevo y los albores de la modernidad", disponible aquí.

Tags:

12 comentarios:

  1. Maus ... no todos somos cielinos como para entender el italiano, una traduccion por favor...

    Me parece que con el anterior papa la iglesia se disculpo de lo de Galileo y levanto la excomunion a Lutero, tienes mas datos?

    ResponderEliminar
  2. Traduzco masomenos los ultimos parrafitos del extracto en italiano despues de la cita a Feyerabend (que fue el unico que encontre en la web para hacerle el cut and paste):

    De este punto de vista consecuencia concreta de la visión galileana, Von Weiszacker da un paso adelande cuando dice ver una "vía directa" de Galileo a la bomba atómica.
    Para sorpresa mia, en una entrevista sobre el caso Galileo no me encuentro con una pregunta del tipo "¿Porqué la Iglesia ha pretendido obstaculizar el desarrollo de las ciencias naturales?" sino con "¿Porqué la Iglesia no expuso una psoción clara respecto al peligro que representaba que Galileo abriera la caja de Pandora?"
    Es absurdo construir sobre la base de estas afirmaciones una apologética. La fe no crece a partir del resentimiento y el rechazo de la razon, sino de la afirmación fundamental de sus inscripción en una racionalidad más grande.
    (...)
    Con Galileo, he querido recordar un caso sintómatico sobre como las dudas de la modernidad sobre sí misma han influido en la ciencia y la tecnica actuales.


    Lástima que no tenga el texto completo (y en una lengua útil como el español o inglés :-P ) sino este extracto. Pero ¿no les parece genial lo dicho por B16? Lo que hace muchísimo más lamentable la protesta contra su persona.

    ResponderEliminar
  3. Y, efectivamente, la Iglesia se disculpo sobre el proceso contra Galileo (por su pretensión de reglar en un campo que no le competia), y levantó la excomunión a Lutero, durante el papado de JPII

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy acertado post!

    Iba a comentar algo respecto a la intolerancia y fundamentalismo de esta gente, pero me ganó el tiempo y el clima tempestuoso en Arequipa.

    Sólo dos atingencias:

    1) El Papa Juan Pablo II -en el Osservatore Romano- en 1992 expresó su pesar por el proceso a Galileo y demostró admiración al gran científico católico. ¿Puede considerarse esta manifestación del Papa como que "la Iglesia se disculpó sobre el proceso contra Galileo"? No lo creo. Los grandes y famosos "pedidos de perdón" ocurrieron durante una misa en el año 2000, donde JPII leyó una declaración donde "pedía perdón" por los "pecados de ALGUNOS católicos" a lo largo de la historia en contra de diversos grupos étnicos, etc...

    Entender esto como un "pedido de perdón por los errores de la Iglesia" es inexacto desde un punto de vista teológico. Y desde un punto de vista práctico lleva a la ruina a la Iglesia. ¿Crees tú, buen Guille, que después de estos gestos tan generosos en su apariencia respondió el mundo con un "te perdono, vil Iglesia, porque te has arrepentido"? No. Ni siquiera eso -que hubiera sido malo-. Al contrario, el odio se acrecentó, junto con demandas de distinos "grupos" exigiendo perdón, maldiciendo al Papa y "piqueteando" con pancartas. Eso es lo que pasa cuando juegas con sus cartas. ¡Y tanto que nos respetaban en el ahora malvado tiempo de Pío XII! Hasta Einstein lo elogiaba...Quizá se deba a que la Iglesia en ese tiempo daba una impresión de solidez y seriedad de la que ahora carece (aunque -y este bolondrón es un signo de eso- las cosas están cambiando con BXVI)

    Lo cierto es que es siempre muy bueno pedir perdón por los pecados y los errores. Especialmente por los propios. (¡infame sacristán! ¡no menciones el caso Maciel! ¡no!)

    2) ¿¿Dónde, cómo y cuándo se levantó la excomunión a Lutero?? Caracho: no sabía que Lutero -quizá mediante la nunca bien ponderada tabla OUIJA, se había retractado de las tesis condenadas por la Bula Exsurge Domine que llevarían a su excomunión por la Decet Romanum Pontificem de 1521. Nunca jamás se podrá levantar la excomunión de Lutero por la Sede Romana, porque no hay manera de hacer que se arrepienta de haberse puesto fuera de la comunión de la Iglesia Católica por hereje. Lutero no es católico (eso es obvio)Lutero salió de la Iglesia Católica y fundó una doctrina distinta (eso se llama en la Iglesia Católica "herejía") De esta manera Lutero se puso fuera de la Iglesia Católica y fue excomulgado (cosa que a Lutero, le 'valió madre', como se dice) No hay manera ni aquí ni en ningún mundo posible que se pueda retirar esa excomunión. Nunca fue retirada, así que te agradecería que corrijas esa equivocada apreciación.

    ResponderEliminar
  5. El Sacris reloaded!

    Según el punto 2, el Mons. Maciel Lefebvre, perdón es Marcel jeje :P, que está muerto y excomuldado, también "ya fue" no? Lamento si me salgo del tema pero me vino a la mente este caso.

    Sobre el punto 1 también recordé el pedido de perdón del Papa anterior el año 2000 y como bien dices Sacris, el mundo (y su prensa miope) ni fu ni fa, todo igual.

    Y con este roche con la universidad romana nuevamente la prensa hace su agosto.

    ResponderEliminar
  6. Maciel Lefebvre

    Ja - ja - ja

    Creo que es parte de tu sentido del humor tan especial, buen Milata, perdón Milanta.

    Casi casi como en el caso del jorobadito de Ayaviri, jajaja...

    Invítanos cuando celebres tus 25 años de vida artística en el teatro Canout.

    Jajaja, pero bueno, resuelvo tu pregunta.

    También podrías responder con el caso del levantamiento de la excomunión del Patriarca de Constantinopla Miguel Cerulario hecha, sino me equivoco, en el año 65 por Paulo VI, en el contexto de un acercamiento con las Iglesias Ortodoxas herederas de este patriarca.

    En estos casos -tanto de Cerulario como de Mons. Lefebvre (admitiendo aún la validez de la excomunión, materia sobre la que hay un debate) fue hecha debido por razones de "cisma".

    El cisma no es un pecado contra la fe, como la herejía, es un pecado contra la caridad, una desobediencia grave, que lleva a un determinado sector a separarse -en mayor o menor medida- de la Iglesia, que acaba cuando el cuerpo separado o que amenaza con separarse retorna a la iglesia.

    Ahora, el caso de Lutero tiene que ver con la condena de sus ideas por ser heréticas (cismático también fue, de otra manera, pero principalmente hereje y su herejía lo condujo a otros problemas).

    ¿Han dejado de ser heréticas las ideas de Lutero?

    No.

    ¿En algún momento "alguien" ha levantado la excomunión de Lutero?

    No.

    ¿En algún momento la Sede Romana levantará la excomunión de Lutero?

    No, porque en el caso específico de Lutero no puede, ni debe y tampoco tendría ningún sentido hacerlo, ni para los católicos, ni para los protestantes, ni para nadie, ni siquiera el mismo Lutero.

    Punto

    (P.S.: Cuidado con la resolana playera, jajaja)

    ResponderEliminar
  7. Sacris, muchas gracias por iluminarnos; aunque el sol si me ha dejado algo más tostado jajajaja.

    ResponderEliminar
  8. magnifico blog
    te invito a que te unas a mi modesto blog
    aquiestatublog.blogspot.com
    un blog para puntuar a otros blog y dejar el tuyo,ayudara a que te conozcan un poco mas
    perdona por dejarlo en comentarios

    ResponderEliminar
  9. ¿Es intolerante evitar que una universidad laica pública se convierta en un púlpito? ¿Será intolerante entonces impedir que se enseñe creacionismo en las universidades? ¿Será intolerante impedir que se suspendan las investigaciones de clonación terapéutica como Ratzinger pidió apenas hace dos días? ¿Sería entonces intolerante que la cátedra de física cuántica se le diera a algún experto en "new age"?

    No, decir que la universidad pública no es un espacio para ningún predicador religioso no es intolerante, es evitar el espacio del conocimiento y la razón celebre la superstición irracional, nada más. Lo curioso es que quienes se han rasgado las vestiduras con este tema, nunca parecen exigir que las iglesias ofrezcan sus púlpitos para cursos de historia, grupos antipederastia o ateos...

    ResponderEliminar
  10. El caso es que la Iglesia, la Católica no enseña ni promueve el creacionismo, que la clonación terapeútica de EMBRIONES no es solamente prohibida por la Iglesia sino por muchos gobiernos de paises nada catolicos (desde el Japon hasta los paises Nordicos), y los "New Age" no tienen nada de cientifico sino todo lo contrario (charlatanes como Von Daniken y otros que pretenden explicarlo con extraterrestres).

    Estas razones no constaron en el manifiesto de los tolerantisimos protestantes laicistas. Ve tú a ver, donde esta la verdadera irracionalidad e intolerancia.

    ResponderEliminar
  11. Bien dicho Guille.

    Nos visitamos...

    ResponderEliminar