El feminismo no es lo que era

Kali-Bobbitt de Mary Beth Edelson en el museo Guggenheim Museum, recordando el caso de Lorena BobbitAparte de engrosar las filas de la movida "anti" mundial, el feminismo se esta convirtiendo en androfobia. Pregúntenles a los padres que no pueden ver a sus hijos porque la ley casi siempre otorga la custodia exclusiva a la madre, o sino fíjense en el diccionario como el Feminismo es definido en forma positiva, mientras que la definición de Machismo tiene clara connotación negativa.

Por los 40 años de la National Organizatión of Women (Organización Nacional de Mujeres - NOW por sus siglas en inglés) la revista Reason ha publicado un interesante artículo intitulado: At 40, Is NOW What It Set Out To Be Then? (¿A los 40, es NOW lo que era antes?) denunciando que NOW ha desviado de su propósito inicial, la igualdad entre hombres y mujeres, en aras de la discriminación, el privilegio y la enemistad hacia los hombres. Algunas de sus frases no tienen desperdicio y resumen de forma sucinta lo que muchas mujeres piensan.

Las feministas de 1966 estaban interesadas en la justicia para todos, no por la simple persecución de más beneficios para las mujeres.
Aunque de la boca para afuera dicen estar a favor de la igualdad parental, NOW ha estado invirtiendo esfuerzos contra la ampliación de los derechos de los padres divorciados o separados. Con algunas excepciones, se ha opuesto a propuestas como la custodia compartida o la mediación en lugar del litigio.
NOW describe a los movimientos por los derechos paternales, como producto de la "ideología patriarcal", siendo que algunos de sus activistas son incluso feministas dedicados, defensores de los derechos de la mujer.
Aunque NOW ha trabajado por impulsar la legislación para combatir la violencia domestica y apoyar a sus víctimas, tambien ha contribuído a extender un visión sesgada, de género, donde "por naturaleza" los hombres son siempre los abusadores y las mujeres siempre las víctimas.
En 1966 NOW declaró que las mujeres debían buscar igualdad "no por hacerse de privilegios especiales ni por reivinidicarse ante los hombres -quienes tambien son víctimas de la falta de igualdad entre ambos sexos-, sino para lograr el mutuo respeto y la eficaz sociedad con los ellos." Desafortunadamente, muchas de las prácticas y políticas de la organización han traicionado ese principio.
Algo que podemos constatar fácilmente en nuestro medio, donde la satanización de la figura paterna es moneda corriente en el discurso de las ONG feministas, ignorándose detalles tales como la agresión contra los menores que en su mayor parte proviene de la mujer.

Otras de esas políticas y prácticas que traicionan el feminismo original es la velada simpatía hacia el islamismo radical bajo la excusa de hacer causa común contra el militarismo del patriarcado occidental. Sarah Baxter era una activista feminista que salía a la calle con pasquines y pancartas. Ella no ha cambiado en sus ideas, y por eso está algo más que sorprendida. Nos lo cuenta en su artículo Wimming at War:
Varias mujeres llevando a sus hijos en carritos, portando el símbolo familiar de la Campaña para el Desarme Nuclear, se manifestaron la pasada semana con pendones que proclamaban “Ahora todos somos Hezbolá” y con extremistas musulmanes gritando “Judíos, el ejército de Mohamed volverá”.
Como una persona favorable al movimiento feminista de los 80’, nunca podría haber imaginado que mucha de la misma gente con la que pasé tanto tiempo hombro contra hombro con grupos islámicos antifeministas militantes, cuyas visiones sobre las mujeres hacen parecer al patriarcado occidental un picnic pacifista de Greenham. Ni hubiera predicho que las feministas de hoy serían tan indulgentes hacia Irán, una nación teocrática en la que constituye un acto de resistencia enseñar una o dos pulgadas de pelo tras el velo, y cuyo presidente, Mahmoud Ahmadinejad, no bromea sobre sus intenciones asesinas hacia Israel y los judíos.
(...)
Por supuesto, las mujeres tienen perfecto derecho de oponerse a la guerra de Irak, o percibir que Israel está sobrereaccionando brutalmente a la provocación de Hezbolá. Pero, ¿dónde está el debate paralelo, igualmente vital, sobre cómo combatir el fundamentalismo islámico?
Recordemos que tal "alianza" ya ha producido sus primeras mártires. ¿Hasta donde llegarán?


ACTUALIZACIÓN: Ártículo publicado en la web del Instituto Juan de Mariana de España: Feminismo, la nueva cara amable del liberticidio

Ante la insalvable dialéctica hombre/mujer, la única solución posible á la Marx, una posibilidad que se sigue de forma necesaria del método dialéctico, es la desaparición del sexo masculino en el retorno a la madre. Así, el niño no percibiría diferencias entre él y su madre y/o hermanas, algo socialmente construido y fomentado por el patriarcado. De ahí se seguiría un nuevo planteamiento de la política que, al contrario del liberalismo, no estaría basada en la asunción de la libertad y la posterior explicación/justificación de sus limitaciones, sino en el "estudio de la manera de asegurarse un espacio vital propio sin violar la obligación de cuidar a los demás". Y aquí se halla precisamente una de las falacias de Hirschmann: el cuidado a los demás no es una obligación, no es algo aceptado libremente, sino un deber que se sitúa por encima de la libertad.
Via Ajopringue, y LGF

Tags: , , , .

4 comentarios:

  1. Me gusto el post, es verdad y como feminista lo debo reconocer, que ultimamente el feminismo ha exagerado en muchos puntos, pero no debemos olvidar que aun hay muchisimos lugares donde la mujer es muy discriminada, aqui en nuestro pais sin ir muy lejos.

    bueno, un besote,

    Margee

    ResponderEliminar
  2. Cuando tienes razon la tienes, en España ha habido manifestaciones de padres impedidos de ver a sus hijos, y existe la ley que la mujer pega al hombre es falta y si el hombre pega a la mujer es delito..... y ojo.... fue dada en la epoca del PP!.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:58 a. m.

    pero Guille, lo contrario del machismo no sería el feminismo sino el "hembrismo" ja ja ja

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:04 a. m.

    Según wikodatos:

    El hembrismo es el conjunto de actitudes y comportamientos que rebajan la dignidad del hombre marginándolo y despreciándolo frente a la mujer, por el mero hecho de su sexo y careciendo de justificación alguna.

    Es una forma de sexismo (discriminación por razón de sexo) en la que se infravaloran las facultades de un individuo del sexo masculino basandose en argumentos débiles o no aplicables al tema en cuestión.

    Enlaces Externos

    Que lo Controvierten
    http://www.rcm.cu/trabajos/2004/abril/21/machismohembrismojulian.htm

    Que lo Confirman
    http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/70833/index.php

    ResponderEliminar