RICHARD FEYNMAN


Si viviera, estaría celebrando su 90 cumpleaños. Recuerdo una sabrosa anécdota suya que consigno de memoria y que viene a pelo hoy que la ciencia ha caído en el oscurantismo mediático de los alarmismos globales y los llamados "consensos" (¿como diablos dicen que eso es científico?):

Lo llamaron para que diera su opinión sobre un novedoso texto escolar de matemáticas preparado por un equipo de expertos y especialistas. A nuestro científico le pareció que estaba lleno de disparates y que no alentaría a los jóvenes a interesarse por la materia sino todo lo contrario. El panel de expertos objetó: "¿acaso cree usted que es más listo que todos ellos juntos?"

La respuesta de Feynman fue: "No soy más listo que la suma de todos ellos, pero por supuesto que soy más inteligente que el promedio."


Nunca como en el S. XX (hasta hoy) la ciencia ha estado tan contaminada por intereses políticos disfrazados de principismo o moralismo. Durante la guerra fría Feynman había dicho que los teóricos del "invierno nuclear" no sabían de lo que estaban hablando. Asímismo, como cuando criticaba sarcásticamente la ciencia de manual, consideraba que las simulaciones computarizadas y los "escenarios" se convertirían en una enfermedad. Y no se equivocó.



¿Qué es la ciencia?
Estamos padeciendo una especie de tiranía en algunas instituciones que han caído bajo la influencia de consejeros pseudocientíficos. Tenemos hoy en día muchos estudios sobre la enseñanza en los cuales se detallan observaciones, se hacen listas, estadísticas y cosas por el estilo. Pero no por eso estos estudios constituyen ciencia establecida, conocimiento establecido. Son solamente formas imitativas de la ciencia. El resultado de esta imitación pseudocientífica es producir expertos. Tal vez los maestros aquí presentes que enseñan en el nivel elemental dudan de vez en cuando de los expertos. La ciencia enseña que se debe dudar de los expertos. Podríamos definirla de esta manera: la ciencia es el convencimiento de la ignorancia de los expertos.

Cuando alguien afirma que "la ciencia nos enseña esto y lo otro", está utilizando la palabra incorrectamente. La ciencia no nos enseña nada, nos enseña la experiencia. Si dicen "la ciencia ha mostrado que..." hay que preguntar: "¿Cómo lo mostró? ¿Cómo lo encontró la ciencia? ¿Cómo? ¿Qué? ¿Dónde?". En vez de la ciencia ¿no será "este experimento, este efecto muestra que...? " Y cualquiera de ustedes, todos ustedes tienen derecho como cualquier otro a juzgar si se ha llegado a conclusiones razonables a partir de la evidencia (eso sí, hay que ser pacientes y escuchar todas las evidencias). En un campo tan complicado que la verdadera ciencia no ha llegado aún a nada, debemos dejarnos guiar por la sabiduría tradicional, por una especie de decisión de "echar para adelante". Quiero darle confianza al maestro de la base, decirle que debe confiar en sí mismo, en su sentido común y en su inteligencia. Los expertos que lo están dirigiendo pueden estar equivocados. Creo que estoy arruinando el sistema y que los próximos estudiantes que lleguen a la universidad posiblemente ya no serán tan buenos. Pienso que vivimos en una edad acientífica en la cual casi todo lo que ofrecen las comunicaciones, la televisión, las palabras y los libros, es acientífico. Y, como consecuencia, existe una increíble dosis de tiranía en nombre de la ciencia.
Grande!

Tags: , .

1 comentario: