Fujimori vino a JODER

La opinión pública se concentra demasiado en los actores del circo político peruano que en las instituciones democráticas. Los primeros siempre van a existir porque el pueblo siempre buscará entretenimiento y nunca faltarán los politicastros que busquen otorgárselo. Todos ellos podrán representar la precariedad de nuestras estructuras pero JAMAS deben ser confundidos con las instituciones que sustentan la democracia.
Típica es la contradicción: nosotros los peruanos que estamos tan acostumbrados al diario cabeceo y la pendejada - productos tradicionales de nuestra cultura criolla- no paramos de hartarnos de la ineficacia y mediocridad de nuestros gobernantes como si esto nos fuera totalmente ajeno. "Nuestras penurias tiene origen afuera, en la superestructura que nos contiene y maneja". Este pensamiento, simplista y autocomplaciente, se manifiesta en una de las más grandes y sólidas construcciones del imaginario popular que es la famosa dicotomía pueblo-gobernantes, esclavos-amos.
En virtud a esta doctrina, la línea trazada entre las élites o partidos tradicionales y el pueblo, divide también el set de caracteres, atributos y dinámicas que originalmente no son patrimonio exclusivo de ningún grupo y que se pueden reproducir en mayor o menor medida en cualquier sujeto del universo humano que es la sociedad. La distinción a rajatabla de la sociedad en segmentos o clases es muy conveniente a ciertos intereses que viven del clima de conflicto inevitable entre las distintas repúblicas debido a la pre-supuesta divergencia de sus objetivos.
No hay nada mas rentable que el mesianismo: constituirse en salvador del pueblo -la víctima por antonomasia- en oposición a las "nefastas fuerzas del poder" constituidas en la "élite gobernante".
Empapados de esta aura liberadora es porque personajes tan disímiles como Alan García, Fujimori y nuestro actual presidente Toledo, llegaron a la presidencia encarnando las esperanzas de un pueblo ora victima inocente, ora voluntad soberana, ora fuerza inclemente. Pero no solamente ellos fueron los unicos ungidos por el pueblo sino también aquellos partidos o grupos que se hacen de la repretesentación popular exhibiendo el mismo aura, los unos más conchudos que los otros (unos en el nombre de Dios y de la Patria, y otros en el nombre de Dios y de la plata).
Nadie se fijaría en la Presidencia o el Congreso de la República si no fuera por las travesuras de sus integrantes. Porque hablar sobre el contenido de las leyes y los mecanismos económicos es francamente aburrido, y eso lo saben bien los medios informativos. Siendo que la percepción general de la política y del gobierno de nuestro país esta mediatizada, es porque nuestra referencia sobre las instituciones demócraticas pasa por los personajes que las integran los cuales una vez que pierden del favor del público se convierten en enemigos del pueblo, sustentanto con ello el típico alegato de la inutilidad de nuestras instituciones que fácilmente degenera en la tesis paranoica del sistema que conspira contra el ciudadano: Si los demócratas no funcionan ergo la democracia no sirve o, peor aun, es una amenaza.
Que no nos sorprenda el por qué los dictadores gozan del amplio respaldo popular a la hora de acabar con la Democracia y el estado de derecho:



La corrupción sembrada por el Alanismo, Fujimorismo (y ahora el Toledismo) cuenta con esa antropodependencia de nuestras instituciones que pone en constante vilo a nuestra democracia. Nuestra escena política no se libra del caudillismo republicano antaño placero y balconero, hoy mediático. Es fácil para un gobernante con vocación demagógica pasar por encima de las leyes con el aval de la opinión pública que sólo alcanza a ver personajes, grupetes de compañeros, y no un estado de derecho que se debe respetar: por eso el más vivo y criollo de los personajes de nuestra fauna política Alberto Fujimori se consagró con el Autogolpe del 5 de Abril, y ahora que temerariamente ha emprendido su "regreso", busca hacerla linda en el río revuelto que es ahora nuestro caldo político.
Fujimori como todo buen criollo que sabe explotar esa fijación patológica de la gente por sus personajes públicos, es un vivazo que siempre está adelante de sus contrarios y es de esperarse que busque sacar provecho hasta de su situación de detenido recurriendo al método Fujimorista de desviar la atención hacia las rayas tigrescas de sus adversarios. Obviamente la buena suerte no le sonreirá por mucho tiempo, pero en su ascenso y caída se llevará a buena parte del espectro político, poniendo con ello en peligro a nuestra democracia.
Que quede bien claro: Fujimori vino a joder. Y si ha de caer, querrá hacerlo llevándose a la mayor cantidad de políticos tradicionales (tanto culpables como inocentes) que decía rechazar pero que no dudaba en usar, imitar (y superar).
Así que preparémonos para el desmadre que se viene: cuidemos nuestras instituciones democráticas las cuales tienen que sobrevivir a los gobiernos elegidos, que no al revés.

7 comentarios:

  1. Fuchimori es mas criollo que un papirriki de barrio. si no gana no dejara que otros ganen

    ResponderEliminar
  2. Alberto Fujimori9:56 p. m.

    He venido para limpiar mi nombre y una vez hecho esto, seré su presidente por segunda vez. Cuando lo consiga,cerraré este blog por loscomentarios vertidos en el.

    ResponderEliminar
  3. que NO pasará cuando lo extraditen...
    en otro sentido...

    ResponderEliminar
  4. Hola, he publicado un comentario en respuesta a otro comentario tuyo en el blog de la Beba. Aquí el link: click

    ResponderEliminar
  5. No puedes comparar la gobierno de Chávez (democráticamente elegido) y el gobierno del matrimonio Fujimori-montesinos. El primero es un gobierno que defiende los intereses de su país y no un remata-patria como el del ladrón japonés. Chavez no controla los medios, quienes le lanzan insultos y "pendejadas" las 24 horas del día, estos los controlan los grupos de poder venezolanos. Chavez propone la unión latinoamericana y no la sumisión pro norteamericana. Por lo demás estoy de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  6. Y claro que Fujimori tambien fue democraticamente elegido el 90 y el 95. Claro que Chavez dice defender los intereses de su pais... matandolo de hambre en nombre de una revolucion e integracion ideológicas. Ademas chavez no controlará los medios, pero si los copa, 24 horas al dia de propaganda por las emisoras oficiales y con un acoso permanente a los medios de oposicion, polarizando el pais. Mirate este videito para que te enteres.

    ResponderEliminar