SOLIDARIDAD PARA CON LOS PUEBLOS

Caigo de hinojos. Nuestro mesias bolivariano Hugo Chávez y su similar iraní, Mahmud Ahmadinejad, han dispuesto lo mejor de la solidaridad robolucionaria para los pobres de este mundo y del otro:

Irán y Venezuela acordaron este sábado en Caracas "arreciar los esfuerzos" dentro de la OPEP para salvaguardar los precios del petróleo apoyando nuevos recortes de producción.
"Hemos convenido esta tarde arreciar nuestros esfuerzos coordinados dentro de la OPEP y más allá con grandes productores para salvaguardar precios de nuestra materia prima", dijo el presidente venezolano, Hugo Chávez, en un discurso junto a su colega de Irán, Mahmud Ahmadinejad.
"Irán y Venzuela seguiremos actuando como siempre hemos actuado: como uno solo. Hoy día sabemos que hay demasiado crudo en el mercado, así que apoyamos, apoyaremos decisiones que hemos tomado para recortar producción y salvaguardar el precio del petróleo", agregó.
¿Será verdad tanta belleza? Después que alcanzara su valor más alto el año pasado ($66.17 el barril), actualmente el precio del crudo esta cayendo, habiendo llegado a perder un tercio de su máximo histórico (actualmente está por los $54). Esta disminución animó recientemente a que nuestro gobierno dispusiera una rebaja en el precio de los combustibles.

Sin embargo tenían que ser los solidarios dictadores de Venezuela e Irán los que pongan pare a la tendencia que beneficiaba especialmente a los países en vías de desarrollo que no cuentan con las reservas ni la producción de riqueza que tienen los países desarrollados, y cuyas débiles economías sufrieron el embate del último alza del 2005-2006. En el 2004 el precio por barril no superaba los $40.

Bienvenidos al Socialismo del siglo XXI!



Tags: , , .

2 comentarios:

  1. quien los entiende...
    tiro flores a tu pg
    saludos hamster espacial

    ResponderEliminar
  2. Debes reconocer que los socialistas son muy solidarios....entre ellos mismos.
    Basta ver , en Chile, como se reparten solidariamente fondos fiscales entre ellos; y no queda nadie sin su tajada.

    ResponderEliminar