75 años de una Triste Historia

Sobre el 75 aniversario de la II República española: Triste recuerdo de una historia que se está contando al revés.

El reconocido historiador británico Paul Johnson ya indicó que la guerra civil española había sido "el acontecimiento del siglo XX sobre el que más mentiras se han escrito". Buena parte de ellas se centran en la descripción de la época que la precedió, una Segunda República que se pinta con vivos colores cual jardín del Edén, con el fin de hacer resaltar más el blanco y negro con que se retrata la guerra, con unos malos muy malos y unos buenos muy buenos. La izquierda y la derecha, por dejarlo más claro, y para que no se pierda nadie.

Así, aquel habría sido un régimen de libertades que estaba llevando a cabo "un colosal impulso modernizador y democratizador", pese a "la desleal oposición de quienes creían, y siguen creyendo, que este país es de su exclusiva propiedad", según nos revela un verdaderamente ridículo manifiesto hecho público hace pocos días. La propaganda no puede ser más burda, por cuanto aquella república se caracterizó por ser construida por media España contra la otra media. "Todas las iglesias de Madrid no valen la vida de un republicano", afirmó el más famoso republicano, Azaña, en una sentencia repulsiva que resume bien aquella época. Lo más sagrado para al menos la mitad de España no valía lo que la vida, no de un español, sino de un español de la secta que había traído la república.

Y es que si en el nacimiento de la república colaboraron intelectuales y políticos que deseaban instaurar una democracia liberal, la iniciativa fue tomada, desde el mismo momento de la redacción de su constitución, por una izquierda que creía que el régimen era de su exclusiva propiedad. Pronto comenzó la quema de iglesias, bibliotecas , centros escolares y el asesinato de religiosos y fieles católicos por el sólo hecho de serlo.

Esa carta magna se impregnó no de laicismo, sino de odio a la religión. Por reseñar un ejemplo, muy apropiado para estos días, en 1933 se suprimió la celebración de Semana Santa en prácticamente toda España. Además, los elementos liberales que la constitución podía tener quedaron en nada con la aprobación de la Ley de Defensa de la República, que permitió al gobierno suspender incontables actos políticos de la oposición, además de cerrar unos 100 periódicos de derechas. Ese fue el impulso "democratizador".

En cuanto a los logros políticos de los gobiernos de entonces, cabe indicar que el bienio gobernado por la izquierda logró aumentar las cifras de huelguistas, parados y hasta de muertos de hambre. La reforma agraria, bandera de su programa, fue ejecutada con mayor eficacia por el posterior gobierno de Lerroux, pero no resultó eficaz en ningún caso. La ampliación en número de las escuelas públicas fue contrarrestada por el cierre de colegios religiosos, promulgado desde el más atroz sectarismo. Ese fue el impulso "modernizador".

Durante los cinco años en que pervivió la Segunda República, prácticamente todos los sectores políticos se alzaron contra ella. Los anarquistas, Sanjurjo y, sí, la izquierda, con el PSOE (el partido de gobierno actualmente) al frente, en 1934, en un intento de golpe de estado con el que, como afirmó Madariaga, "la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936". Estando en el gobierno el Frente Popular, amenazados de muerte en el mismo Parlamento los líderes de la derecha, y asesinado uno de ellos (Calvo Sotelo) , se alzó en armas parte del Ejército. En ese momento se inició una lucha en la que la tercera España, la liberal, no estuvo en ningún bando. El resultado de aquella guerra hubiera sido en cualquier caso una dictadura, ya fuera militar o "del proletariado", es decir, comunista al estilo soviético.

Esa es la herencia que reivindica hoy la izquierda del presidente español Rodríguez Zapatero; esa es la bandera que colgarán, incumpliendo sino la letra sí el espíritu de la ley, de muchos ayuntamientos españoles. Y es que la izquierda de hoy, como la de entonces, sigue considerando la democracia como algo de "su exclusiva propiedad" y a la derecha como una opción política sin legitimidad para tener el poder emanado de las urnas. Así pues, creen oportuno reivindicar "los valores" de un régimen que consistió en expulsar del sistema a media España, pues ese es el objetivo que desean acometer hoy. Como sea. Y donde sea.

Via Libertad Digital

9 comentarios:

  1. ... y sigamos en paz

    Saludos

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

    ResponderEliminar
  2. sebastián2:11 p. m.

    "Todas las iglesias de Madrid no valen la vida de un republicano". El único error de Azaña es haberse quedado corto. Todas las iglesias del mundo no valen la vida de un ser humano. ¿o sí?

    ResponderEliminar
  3. Claro... lo que tu digas para justificar el alzamiento y todos los años que se quedo Franco en el poder, al final con eso tu y Pio Moa justifican el que la iglesia se haya puesto de parte de la dictadura y a la fecha no haya hecho como con Galileo y Martin Lutero....
    Les copio el enlace de Jomra con un punto de vista diferente, pues en el fondo atacar la republica es dar por bueno el alzamiento y el franquismo pues siempre se esta detras de esa justificacion.
    Por mientras.... esperemos la 3ra Republica!!!!

    ResponderEliminar
  4. No se trata de ataques ni de puntos de vista hombre: es la pura purita verdad. Verificalo en cualquier texto serio de Historia, no solo de Pio Moa. Tienes a La Cierva, losmismos Besteiro y Azaña, etc... La violenciam persecución y asesinato durante la II Republica llevaron a España a la guerra civil. ¿O esperabas que "la otra mitad" se dejara aniquilar tranquilamente? La Iglesia tuvo que apoyar al unico bando que les permitió la supervivencia. ¿Tiene que pedir perdón la Iglesia por no dejarse aniquilar?
    Ademas te reto a que tu o Jomra citen o refieran una sola homilia o palabra de miembro de la Iglesia donde se condene el republicanismo o se apoye vivamente al bando franquista. ¿Aceptas?

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo recuerdo las palabas de un hermano marista que nos hizo rezar por el alma de un santo que estaba muriendo en España; su nombre, Francisco Franco.

    ¿Y el bombardeo de Guernica? ¿Fue también en provecho de la salvación de la Iglesia?

    ResponderEliminar
  6. Sin querer queriendo destilas un apoyo al franquismo.
    Por si no lo sabes, en España mucha gente se ha alejado de la Iglesia Catolica justamente porque no olvidan que se puso de parte del franquismo no solo durante la guerra civil sino durante toda la dictadura.
    Que si, me diras las grandes manifestaciones y eventos exitosos realizados en España, y no te lo niego, en Peru pasa lo mismo con la diferencia de que quienes no son cristianos activos en Peru solo son indiferentes o catolicos "de boca" pero en España la mayoria tienen una posicion en contra de la Iglesia siendo mucho mas facil encontrar agnosticos y ateos que en Peru.
    Y si, la Iglesia deberia pedir perdon por tomar parte por el bando de la dictadura que tanto daño hizo a España, debe hacerlo como una medida de reconciliacion con esa gente que no deja de verla como la aliada del Caudillo por la gracia de dios.
    Homilias no, pero si hubo documentacion interna sobre como se tomaba la iglesia la mision de reeducar a los "hijos de los rojos" y la clase de educacion que daban a los huerfanos para ponerlos en contra de lo que habian luchado sus padres pecadores, osea no solo formacion sino adoctrinamiento.

    ResponderEliminar
  7. A principios de los 70 cuando Franco mismo veia su fin (decidiendo él mismo el proceso de transicion con el apoyo de todos los partidos, incluyendo al PSOE) el dictador era una figura reconocida incluso en el extranjero tanto por su persona como por su condicion de "dictador aburrido" (como dijo un escritor famoso que no recuerdo).
    Eso de la "represion sangrienta", del famoso "mis padres (o abuelos) fueron brutalmente reprimidos por Franco" nace en los 80 con Felipe Gonzales cuando la corrupción de su gobierno era el tema favorito de la prensa y entonces se le ocurre "revivir la memoria" de la Guerra Civil... mas de 10 años despues de la muerte de Franco.

    ResponderEliminar
  8. Ernst: Franco no era ningun santito y si se tomo muy en serio la amenaza comunista que no era poca cosa. Y no solo por los tiempos de guerra fria sino por la viva evidencia de que el comunismo donde se aplicaba significaba terror, muerte y miseria: URSS, Europa del Este, Cuba, China, Camboya, etc... El comunismo staliniano de la URSS fue el referente de los republicanos que llegaron a poner en practica las persecuciones, "checas" y asesinatos selectivos.
    Muchos miembros de la iglesia apoyaron a Franco por su accion contra esta real amenaza como lo haria cualquier ciudadano medianamente informado de lo que era "ser rojo". Ahora, te reto a que muestres una prueba o testimonio de que la Iglesia Española formalmente apoyara o por lo menos aprobara el gobierno de Franco. Hasta donde yo se, no hay una sola homilia donde se saludara al gobierno del dictador. Una vez mas: ¿Aceptas el reto?

    ResponderEliminar
  9. Franco era algo peor que un dictador aburrido.

    Era un payaso.

    Su nacionalcatolicismo, la enorme injerencia de la iglesia en la vida de los españoles, la entrega de la educación, la asistencia social y otras materias a los curas es una realidad incontrastable.

    Una burda caricatura de fascismo se implemento con Franco. Su victoria fue la de los terratenientes y militares frente al comunismo y Stalin. Ambos bandos eran una expresión de la decadencia a la que habia llegado España.

    ResponderEliminar