FRIEDMAN for DUMMIES

Nuestra estructura básica de ideas y la entreverada red de instituciones libres prevalecerán, en gran medida. Tengo la convicción de que seremos capaces de preservar y extender la libertad a pesar del tamaño de los programas militares y a pesar de los poderes económicos concentrados en Washington. Pero sólo seremos capaces de hacerlo si somos conscientes de la amenaza a que nos enfrentamos; sólo si persuadimos a nuestros semejantes de que las instituciones libres ofrecen una ruta más segura, si bien en ocasiones más lenta, a los objetivos que anhelamos, que el poder coercitivo del Estado.

De "Capitalismo y Libertad"
La progresía no perdonará a Friedman que los hechos le hayan dado la razón, desde el fracaso de los paradigmas Keynesianos, hasta la libertad economica como garantía de las libertades civiles. De allí que intenten vincularlo con rabia a todo regimen "fascista" que se les ocurra (olvidandose de la China comunista, cuyo gobierno solicitó sus consejos) para deslegitimar sus tesis libertarias y al liberalismo todo (por lo cual crearon el cuco del "neoliberalismo").

En esta entrevista, como en muchas otras, Friedman responde a todas aquellas acusaciones de las que todavía será objeto mientras la libertad siga dando frutos, al revés del socialismo "democratizador de miseria":

Hemos aprendido sobre la importancia de la propiedad privada y del Estado de derecho como bases para la libertad económica. Justo después de que cayera el Muro de Berlín y que la Unión Soviética colapsara, se me preguntaba mucho: “¿Qué deberían hacer estos Estados ex-comunistas para convertirse en economías de mercado?” Y yo usualmente contestaba: “Se puede describir en tres palabras: privatizar, privatizar, privatizar.” Sin embargo, yo estaba equivocado. Eso no era suficiente. El ejemplo de Rusia nos demuestra eso. Rusia privatizó, pero lo hizo de una manera que creó monopolios privados –controles económicos centralizados privados que reemplazaron a los controles centralizados del gobierno. Resulta que el Estado de derecho es probablemente más básico que la privatización. La privatización no significa nada si no se cuenta con el Estado de derecho. ¿De qué vale privatizar si no se cuenta con seguridad sobre su propiedad o si no la puede usar como se quiere?
Nosotros nos jactamos en los Estados Unidos de que nuestro país es un bastión de la libre empresa, pero en realidad lo que podemos hacer con nuestra propiedad privada está severamente limitado. Para empezar, el gobierno toma una porción significativa, cerca del 40% de ésta para sus propósitos y, en ese sentido, somos casi 40% esclavos del Estado.
El camino de un gobierno centralizado a una verdadera sociedad privada de libre empresa posee tres componentes. Primero y el más importante de todos, el Estado de derecho, el cual se extiende a la protección de la propiedad. Segundo, propiedad privada dispersa de los medios de producción. Tercero, libertad de entrar y salir de industrias, libre competencia, libre comercio. Estos son esencialmente los requerimientos básicos.
Tenemos un interesante experimento en camino. De repente los países abandonan el control centralizado en un intento por alcanzar la economía de mercado. Hemos tenido en los últimos 10 años un maravilloso conjunto de información con el cual intentar analizar cuáles son los requerimientos esenciales para tener éxito en dicha aventura. La mera eliminación del comunismo no convierte a un país a la libertad.
Más claro, imposible.

Los gobiernos no aprenden. Sólo la gente aprende. (Friedman)

Tags: , ,

5 comentarios:

  1. Anónimo11:23 a. m.

    El caso chileno

    Frente a las crisis económicas y políticas de importantes países de la región, el desempeño de Chile surge como un ejemplo a imitar. Pero Vargas Llosa advierte que "el caso de Chile es un caso único en la historia de América Latina, y un caso único porque una dictadura militar como era la de Pinochet tuvo éxitos económicos, permitió que unos economistas liberales hicieran unas reformas bien concebidas y que funcionaran. Pero es un ejemplo que nosotros tenemos que citar haciendo toda clase de advertencias y la primera y la fundamental es que para un liberal, una dictadura no es nunca, en ningún caso justificable".
    Lo interesante en Chile es que se produjeron unas importantes reformas económicas durante una dictadura militar y que dichas políticas se mantienen y en algunos casos se profundizan bajo los sucesivos gobiernos democráticos que sucedieron al régimen militar de Pinochet. Esa diferencia que hace al éxito de Chile, para Vargas Llosa tiene también otra razón. Según el escritor "Chile en el siglo XIX tuvo una sociedad civil que creció y donde las instituciones funcionaron. Chile tuvo siempre fama de país legalista, es una tradición que afortunadamente ha servido muchísimo a la hora de las reformas económicas y de la transición política. El resto de América Latina no ha tenido como Chile esta sociedad civil fuerte en el pasado que hizo que las instituciones funcionaran".

    Escrito por Gabriel C. Salvia Director Ejecutivo de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre

    ResponderEliminar
  2. Mi querido amigo Guille, aquí este viejo camarada de la Facultad de Comunicaciones PUCP saludándote. Navegando encontré la entrevista que te hicieron en BlogsPeru, y de allí llegué a este blog. Un gusto enorme encontrarte por estos lares. Te cuento que acabo de abrir mi blog, así que necesitaré de tu asesoría para adentrarme en el mundo blogueril ;)

    Un fuerte abrazo

    MANUEL ENRIQUE

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:54 a. m.

    oe ratoncete pon algo de lopez obrador ps...el autoproclamado presidente legitimo de mexico... a proposito, en mexico le dicen "obrar" a defecar... sera que obrador la está cagando???

    ResponderEliminar
  4. ¡Oh Ratón! Debes comprender lo que digo el Padre Sardá i Salvani: El Liberalismo es Pecado.
    La antropología de Friedmann es contraria a la Santa Fe de la Iglesia y fue condenada en el Syllabus de Errores Modernos por el beato Pío IX

    ResponderEliminar
  5. Lo que veo que se condena en ese syllabus es algo que Friedman tambien condena: "El Estado, por ser fuente y origen de todos los derechos, goza de un derecho totalmente ilimitado."
    Y sobre el capitalismo y el liberalismo, sigo lo que el papa Juan Pablo II dice en su enciclica Centessimus Annus, donde deja bien en claro el sentido que tienen las distintas acepciones de esos terminos.

    ResponderEliminar