¿Socialismo bolivariano en CHILE?

Los petrodólares de Hugo Chávez fluyen por nuestros países llegando incluso al otro lado del charco. En esta última temporada, después de Argentina (maletinazos incluídos), Bolivia y Perú, le tocó el turno a Chile de la mano de sus políticos colorados. Y es que el dictador venezolano no deja de ser un tipazo para la zurdería mundial.

Editorial de El Mercurio de Chile:
Como el Presidente de Venezuela no disimula su propósito de injerencia política en otras naciones, en busca de unirlas en su proyecto de Confederación (o República) Socialista Bolivariana, la cerrada defensa de su gestión por ciertos parlamentarios chilenos lleva a preguntarse si no estamos ante una cabeza de puente de esa iniciativa en nuestro territorio.
Ante la interrupción, por decisión de Chávez, de las transmisiones de RCTV de Caracas, en el Senado chileno se votó un acuerdo para hacer ver la preocupación de esa rama del Congreso. Lo apoyaron representantes de todos los partidos de la Concertación —los senadores Naranjo (PS), Muñoz Barra (PPD), Vásquez (PRSD) y Sabag (DC)—, además de todos los de la Alianza. Pero los senadores Ávila (ex PPD) y Navarro (PS) se restaron del acuerdo, y el segundo protagonizó un ácido debate con su correligionario Naranjo. La proximidad de Navarro con Chávez se ha hecho patente en diversas oportunidades, la más notoria de las cuales fue su visita a la VIII Región, que representa, en compañía de la embajadora venezolana, María de Lourdes Urbaneja, en el curso de la cual —según versiones de prensa no desmentidas— se distribuyó un millón de dólares en frazadas y remedios. Y en un programa de televisión, el pasado martes 21, fue explícito: “Hemos recibido ayuda para mi región, para los damnificados, para los inundados, con rapidez y eficiencia. Como este tipo de ayuda está en la Constitución Bolivariana de Venezuela (artículo 152), esperamos que no sea la última vez que Venezuela y el Presidente Chávez tengan mucha integración con Chile”. Precisó haber pedido esa ayuda “a través del Vicepresidente Rangel, casado con chilena y gran amigo del PS”, y añadió: “Lo vamos a hacer cada vez que podamos, porque la integración latinoamericana es parte del proyecto bolivariano”.
Menuda dignidad.

Tags:

2 comentarios:

  1. No había leído esa editorial. Sin embargo, eso no es nada, pues Bachelet autorizó a la empresa estatal del petróleo Enap invertir US$ 800 millones en la cuenca del Orinoco.
    Además, quiso que Venezuela ocupará un sillón en el Consejo de Seguridad de la ONU.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no hay que preocuparse por la pretendida ingerencia chavista en Chile, puesto que su lacayo, el "chico" navarro, es un pobre diablo sin peso político alguno y un payaso al igual que chávez, a quién nadie le presta mayor atención.

    ResponderEliminar