Un mito antidemocrático: SALVADOR ALLENDE

Salvador AllendeMe parece patética la necesidad que tienen los autoproclamados progresistas e idealistas de contar con íconos de carne y hueso, como si no les bastara el Che Guevara ni Fidel Castro, entre otros personajes de triste recordación (como el "Chacal"). Sin embargo el caso de Salvador Allende es de especial atención pues se ha convertido en martir de todo aquello que trató de dinamitar durante su gobierno:

La parlamentaria (Isabel Allende) indicó que "hoy día en política, más que nunca, se requiere de líderes éticos y donde la ética y la política vayan de la mano. Pero, además, Salvador Allende promovía y deseaba cambios profundos sociales, una sociedad socialista como le llamaba él, pero en democracia, pluralismo y libertad", valores que formaban para él una "tríada sagrada".
"No tengo ninguna duda de que a Salvador Allende no sólo se le puede recordar por su consecuencia, sino que también tiene vigencia plena este ideal que tenía de hacer profundos cambios y además de eso fue siempre un defensor del Estado de Derecho y de la democracia", añadió.

(Vía Cooperativa.cl)
No se le puede culpar a una hija de amor incondicional hacia su progenitor, pero tratándose de las gruesas mentiras que se han tejido alrededor de la memoria de su padre es preciso repasar constantemente lo que fue la realidad para no caer en falsos sentimentalismos (idealismos) que conducen a la violencia, como suele suceder con ciertos idealistas.


Sobre el ideal de "democracia" que constituía el proyecto allendista pueden revisar estos posts que anteriormente escribí sobre Allende y su obra. En esta ocasión me limitaré a comentar sobre el aspecto de la libertad de expresión fundamento de esa "tríada sagrada" que la emocionada Sra. Allende recuerda de su padre. ¿Cuáles eran sus conceptos acerca de este pilar de la democracia? Pues estos:

"Se debe proceder a la integración de todos los medios de comunicación al proceso revolucionario, y, como el obstáculo evidente es la falta de control total, la expropiación absoluta de los medios informativos debe concebirse como un punto de llegada de un proceso y el desenlace victorioso del enfrentamiento con la burguesía".
Armand Mattelart, teórico marxista del Centro Bellarmino, en 1972.

"La verdadera libertad de expresión existe cuando los medios de comunicación son controlados por el Estado".
Luis Figueroa, dirigente comunista de la Unidad Popular chilena, liderada por Allende.

"Las noticias deben ser publicadas sólo cuando el pueblo esté maduro para recibirlas, de manera que se transformen en instrumento útil de educación política".
Patricio Saavedra, sociólogo comunista.

"La objetividad no debería existir en el periodismo. El deber supremo del periodista de izquierda no es servir a la verdad, sino a la revolución".
Salvador Allende, 8 de abril de 1971, al inaugurar el Primer Congreso Nacional de Periodistas de Izquierda.
Quizá la parlamentaria Isabel Allende como todos los tributarios de la memoria de su extinto padre estén en lo cierto en cuanto que la democracia, pluralismo y libertad fueron los valores guía del proceso revolucionario en Chile. El problema es que la conceptualización que tienen de esos principios resulta prácticamente opuesta a todo lo que nosotros podemos entender acerca de ellos.

Es como hablar de la paz pero pensando en otorgar a los contrarios la paz de la sepultura.

La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico, y a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista"

Más en:
Tags:

11 comentarios:

  1. Acabo de publicar un post al respecto, donde refuto al cientista político chileno Arturo Valenzuela.

    ResponderEliminar
  2. enrique7:25 a. m.

    No hay una confusión de Isabeles? La hija parlamentaria y la sobrina escritora?

    ResponderEliminar
  3. Tienes razxon, corrijo inmediatamente :-P

    ResponderEliminar
  4. Mi papá cuando estuvo especializándose en Chile vio en en la época de Allende todo era una basura, no había plata y ni siquiera nada qué comprar.

    ResponderEliminar
  5. Guille, querido:

    Digan lo que digan de Allende, y aunque ni tú ni yo seamos partidarios de ciertos extremismos de color rabanito, al menos reconócele a Allende que tuvo los eggs bien puestos para dejarse matar "en su ley" en La Moneda, como todo un hombre... y que NO se fue corriendo a algún "país amigo" para renunciar por fax, ni tampoco intentó salvar su pellejo pidiendo asilo.

    Podemos estar en desacuerdo con las cosas que hace un gobernante X. Después de todo, es un hombre falible, y en política, como en otras cosas, los ideales de una época no sean los mismos que los otra: la corriente que está de moda hoy tal vez no lo estará mañana.

    Pero creo que hay ciertas acciones como ésta que revelan la coherencia con uno mismo y la fuerza de su verdadero carácter. Y eso no lo deberíamos despreciar ni irrespetar.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Allende no se dejo matar, se suicidó. Las FFAA lo querian (obviamente) vivo porque estos personajes tienen propension al "automartirio inflingido". Adema sAllende sabia bien lo que hacia en us gobierno. A cada rato se lo advertian los politicos de la oposicion a quienes constantemente se les hostilizaba desde el gobierno como desde sus simpàtizanetes. El golpe no surgió de la nada. Allende busco la confrontación y estaba dispuesto a llegar hasta las ultimas consecuencias por la revolución. No le ligó... afortunadamente

    ResponderEliminar
  7. Cierto el último comentario de Guille de Maus. He aquí un extracto de la carta de Fidel a Allende:
    “la gran tensión existente y tus deseos de ganar tiempo, mejorar la correlación de fuerzas para [el] caso de que estalle la lucha y, de ser posible, hallar un cauce que permita seguir adelante el proceso revolucionario sin contienda civil, a la vez que salvar tu responsabilidad histórica por lo que pueda ocurrir”.

    ResponderEliminar
  8. Isabel Allende no es hija de Salvador Allende.

    ResponderEliminar
  9. Veo que se refieren a Isabel Allende la parlamentaria. Disculpen mi error. En general, esta vez al menos estoy de acuerdo con el Ratón.

    ResponderEliminar
  10. Hola, soy un chileno de 40 años, obviamente no conocí a Allende, pero quisiera agregar un elemento al análisis que haces respecto a él y al proceso de la Unidad Popular.

    Para mi generación el "mito de Allende" y los 3 años de la Unidad Popular surge no sólo por lo que pueda haber significado en sí mismo, cuestión en la que nosotros los chilenos tampoco estamos de acuerdo, sino que alimentado fuertemente por el impacto de la brutalidad de la dictadura militar.

    En efecto, Allende como encarnación del mártir era una figura opuesta necesaria frente a Pinochet, en una lógica simplista de buenos y malos, en la que obviamente lo ético estaba del lado de Allende, su gobierno y su memoria y lo malo del lado de pinochet, la dictadura, sus crimenes y robos.

    Hoy en día eso puede parecer equivocado o infantil incluso, pero en medio de la represión generalizada, la censura de las ideas y las palabras que eran cosa cotidiana después del golpe, las figuras de Allende o Frei fueron una gran soporte, un aliciente para seguir luchando por la vida y la democracia.

    ResponderEliminar