Obama y el ABORTO (I)


La llegada de Barack Obama a la Casa Blanca ha planteado un grave desafío para la defensa de la vida. Las transformaciones y cambios que promete el nuevo presidente de los Estados Unidos van más allá de lo institucional y apuntan a verdaderos atentados contra la persona disfrazados de derechos civiles.

Los obispos norteamericanos se han referido claramente a Obama como pro-abortista no solamente por su pensamiento, sino por su propio currículum. Durante su carrera política Obama ha apelado a una imagen de sensatez y ecuanimidad para presentar sus propuestas como cuestiones de derecho e, incluso, de humanidad. De una entrevista concedida al New York Times (2007):
The issue of abortion, I don’t think, has gone away. People think about it a lot, obviously you do and you feel impassioned. I think that the American people struggle with two principles: There’s the principle that a fetus is not just an appendage, it’s potential life. I think people recognize that there’s a moral element to that. They also believe that women should have some control over their bodies and themselves and there is a privacy element to making those decisions.
I don’t think people take the issue lightly. A lot of people have arrived in the view that I’ve arrived at, which is that there is a moral implication to these issues, but that the women involved are in the best position to make that determination. And I don’t think they make it lightly. I don’t think they make it callously, so I reject a comparison between a woman struggling with these issues and Michael Vick fighting dogs for sport. I don’t think that’s sort of how people perceive it.
Now, this is one of those areas – again, I think it’s important to be honest – where I don’t think you’re ever going to get a complete agreement on this issue. If you believe that life begins at conception, then I can’t change your mind. I think there is a large agreement, for example, that late-term abortions are really problematic and there should be a regulation. And it should only happen in terms of the mother’s life or severe health consequences, so I think there is broad agreement on these issues.

El pensamiento abortista en primer lugar contrapone la vida del feto a los intereses o voluntad de la madre para posteriormente condicionar o anular su derecho a la vida al colocar el derecho (de la madre) por encima de lo que se considera una simple "vida en potencia", que no "vida humana". De ahí que la vida del no-nacido pueda ser "negociable" en los casos ("extremos") que no necesariamente comprometan la vida de la progenitora.

El pro-eleccionismo de Obama es claramente pro-abortista toda vez que no considera que el feto sea sujeto de derecho ni reconoce su humanidad como hecho objetivo, sino como una consideración de índole moral, relativa a la sazón. Su estrategia no consiste en vulnerar derecho alguno -aparentemente- sino en evitar aplicarlos basándose en criterios que fácilmente pueden aplicarse a la vida fuera del vientre, y con mayor propiedad como veremos en el siguiente post.

Tags:

4 comentarios:

  1. Es mucho peor aún: es partidario de rematar a quienes sobreviven a un aborto.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:20 p. m.

    peor aun: van a vender por partes los restos abortados!!

    ResponderEliminar
  3. El mundo libre ha celebrado esta semana las medidas para el cierre de Guantánamo por parte del presidente Obama. Un lugar de alta seguridad donde se pisotean, contra convenios internacionales, derechos humanos de cientos de personas con la fuerza del Estado no se puede consentir. Ni siquiera para curar las heridas del 11-S. Sin embargo hay otros Guantánamos que Obama no piensa cerrar. Desde 1973, para resolver la difícil situación de embarazos inesperados, millones de mujeres son atendidas por médicos que eliminan a sus hijos. Estas clínicas abortistas, con la seguridad y la fuerza de la ley, son Guantánamos repartidos de costa a costa de los Estados Unidos. Y la argucia legal de decir que son embriones o fetos, no personas humanas, sirve para saltarse la Convención sobre los Derechos del Niño, dejándolo en un asunto privado de las ciudadanas. También denominaban "combatientes enemigos ilegales" a los talibanes presos para no aplicarles la protección de convenios internacionales. Obama no sólo dejará abiertos estos Guantánamos sino que esta misma semana les ha prometido facilidades financieras y en un futuro, mayor cobertura legal. Para que en ninguna población ni Estado de la Unión se quede sin su Guantánamo.
    Para los problemas graves, necesitamos soluciones justas, con garantías. Aunque lleven tiempo y no pueda evitarse el sufrimiento de las víctimas del terrorismo. O de una mujer desesperada. Por ejemplo, dando en adopción a los niños que una madre se vea incapaz de cuidar. Porque los problemas importantes habitualmente no tienen soluciones rápidas y justas.

    Un saludo,
    Santiago Chiva, Granada (España)

    ResponderEliminar