SINIESTRA DERECHA

La dicotomía derecha-izquierda es harto superficial y estúpida, pero que le vamos a hacer si es el discurso imperante que empapa con su viscosidad a toda la sociedad. Siendo que esta retórica nace en la boca de los que se autoproclaman abiertamente como "de izquierdas" se puede fácilmente deducir que se trata de un discurso propagandístico que manifiesta un claro interés político de aniquilar a todos aquellos que no estén "alineados" bajo su dirección, frecuentemente al margen de si comparten o no el mismo pensamiento.

Tal es el caso de la Revolución Bolivariana chavista cuyo caballito de batalla consiste en señalar gratuitamente como enemigos mortales de los venezolanos a todos sus críticos y opositores, así sean estos afines en cuanto a doctrinas políticas, sociales y económicas. Qué duda cabe que el maniqueísmo imperante impide una visión crítica de la historia donde claramente salta a la vista que el régimen actual insiste en las mismas recetas que llevaron su país al descalabro.

El periodista y economista venezolano Klaus Meyer explica la fábula izquierdista sobre la "derrrecha" venezolana:
Obviamente el objetivo es crear la imagen de que solo quienes actualmente detentan el poder son "izquierda" y, por lo tanto, quienes no estén con ellos forzosamente tienen que ser "derrrecha". El asunto se pone más interesante aún cuando este maniqueísmo pretende aplicarse retroactivamente afirmando con cara de palo, y esperando que los demás no soltemos la carcajada, que los gobiernos de 1958 a hasta 1998 fueron de derrrecha.
A continuación presento un breve resumen de las medidas que, según la propaganda del poder, habrían sido de derrrechas, tomadas por algunos gobiernos anteriores. Es una lista incompleta pues por razones de tiempo salen de una sola fuente (Fundación Polar) que no se especializa en temas económicos sociales (y por lo tanto no están todas la medidas), y por razones de espacio no coloco todas la medidas de, por ejemplo, del Gobierno de CAP; por lo mismo de la fuente, no se menciona que todos estos gobiernos de derrrecha conservaron la propiedad estatal del subsuelo (petróleo, hierro, aluminio, etc.)
Nacionalizaciones, estatizaciones, controles de precios, alianzas "antimperialistas", etc. Nada nuevo bajo el sol. La historia se repite, esta vez toda junta.

Post original en el blog ...y todo lo demás

Tags:

2 comentarios:

  1. Hola Guille:

    Gracias por enlazar; solo quisiera aclarar que no soy periodista ni economista de profesión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ya pues ratón, un poco más de seriedad en los posts ;)

    ResponderEliminar