Sobre el LOBBY GAY

España es quizá el país democrático donde más experimentos sociales se estan realizando merced a intereses políticos que buscan capitalizar el sentimiento progresista de corte "anti", actualmente está de moda en la sociedad civil. Sin embargo el proyecto multiculturalista ha empezado a mostrar su inviabilidad al haber creado y alimentado nuevos espacios de conflicto al interior de la misma base social, lo que termina sirviendo de plataforma política. Tal guerra de posiciones se evidencia en la formación de corporaciones de base social que recurren al lobbismo como instrumento de presión.

La diputada de izquierdas Pilar Rahola explica hasta donde llega el poder adquirido por ciertos grupos que terminan perjudicando a sus propios representados por afan político (de paso que fomentan paradójicamente ciertas formas de intolerancia "políticamente correctas"): el lobby Gay

Me dicen los amigos: "No hagas este artículo". ¿Están en desacuerdo o temen sus consecuencias? La respuesta me llega sin preguntar: "Criticar una iniciativa gay tiene riesgo". Y añaden: "Son el lobi de presión más importante que existe, hoy por hoy, en nuestra sociedad, solo comparable al lobi feminista". Puesto que mis interlocutores son progres de largo pedigrí, y coinciden en mi análisis, la alerta es inquietante. ¿Es cierto que la dura lucha por los derechos del colectivo homosexual ha derivado en un eficaz mecanismo de presión lobista, que incide en la acción política más por "corrección política" que por sensatez?
ALGUNAS DECISIONES de la Administración hacen pensar que hay algo más que compromiso ético con los derechos homosexuales y que alguna frontera, en los límites del puro ridículo, se ha traspasado. Lo pensé cuando nos apuntamos alegremente a los juegos olímpicos gais, cuya virtud derivaba en un auténtico gueto de los atletas homosexuales, como si la tendencia sexual de alguien definiera al deporte. Me pareció una sandez monumental y recordé lo que me decía siempre un amigo gay: "Nuestra lucha es por la normalidad". Sin embargo, les montábamos una reserva de indios deportiva, reserva con las que muchísimos gais estuvieron en contra.
Leerlo completo. Esto tarde o temprano sucederá en nuestros países.

Vía Aquiles en Madrid

Tags:

1 comentario:

  1. Lo politicamente correcto se ha vuelto la norma en todos los ámbitos, el que no este de acuerdo con las sandeces del progresismo es un fascista.

    Nuestro deber como personas pensantes es continuar combatiendo el pensamiento único y al rojerio punto por punto, que sepan que todavia existen personas decentes en el planeta.

    ResponderEliminar