Vaya Feminismo


En fechas como esta me acuerdo de todos los íconos del feminismo que en realidad no deberían ser tales si acaso fueran coherentes con sus propias banderas. Este es el caso de la Premio Nobel 2004 Wangari Maathai, defensora y propulsora de la ablación del clítoris (excision en inglés) en su país, pero galardonada por su lucha ecológica.

Al respecto transcribo un artículo del filósofo y escritor español Gabriel Albiac:

El navegante que busca en Internet verá asociarse en su buscador dos vocablos: Maathai y excisión. Sabedor de que Wangari Maathai debe su reputación a la lucha contra la tala (excision, en inglés) de la selva africana, nada llamativo le aparecerá en ello. Se equivoca el navegante. Excision tiene dos usos semánticos muy distintos (aun cuando no metafóricamente extraños): el forestal, al cual toda la prensa alude; el genital (amputación ritual del clítoris), acerca del cual la prensa europea, tras la otorgación del Premio Nobel de la Paz a la ministra keniata, está siendo muy discreta.Y, sin embargo, las dos excisiones se cruzan en la biografía política de Maathai. Lucha contra la deforestación, en un país brutalmente desertizado: primero, mediante el fallido intento de repoblación con especies no autóctonas; luego, bajo el “abandono de la tierra a sí misma”, ancestral práctica sagrada de sus Kikuyu natales: “En mi etnia, la rebelión es natural. En el fondo, yo no soy más que una kikuyu”.Y, como tal kikuyu, la otra excisión, la que exige que la amputación del clítoris ritualice el paso de las niñas a la edad adulta, es parte de esa defensa de la identidad étnica reivindicada por la ministra. “La excisión está en el corazón de los kikuyus. Todos nuestros valores están edificados sobre esta práctica”, declarará en 2001, al apoyar la campaña de castración femenina forzosa, promovida por los Mungiki, clan secreto en el cual Maathai saludaba la verdadera esencia de los “hijos de la selva”.
No es algo nuevo. Yomo Kenyata, el padre de la patria, había teorizado lo mismo en 1959: “Ningún kikuyu puro aceptará desposar a una mujer que no haya sido excindida… Es imposible, para un miembro de la tribu imaginar una iniciación sin cliteridectomía”.¿Las consecuencias de esa ablación del clítoris y de los labios menores (que, en la variante “faraónica”, se completa con la suturación de la vulva hasta no dejar más que un estrecho canal para las deyecciones, que el marido deberá abrir, a punta de cuchillo, en el momento de la desfloración)? Devastadoras. La anulación definitiva del placer sexual no es la más grave de ellas; el cuerpo de la mujer, si sobrevive a las infecciones, queda trocado en una máquina perenne de dolor, cuya descripción por sus víctimas es espeluznante.
Las duras condenas dictadas por los tribunales franceses, tras el proceso Hawa Greou en 1999, trataron de poner coto a la más cruel de las mutilaciones ejercidas hoy sobre el cuerpo femenino. Y a su continuidad tribal. Incluso entre quienes emigraron a Europa. A ese amable pintoresquismo han concedido el Nobel de la Paz los señores de Oslo. Siempre tan previsibles.
No hallé todavía a ningún movimiento, organización o personaje feminista que condene esta práctica o haya protestado por el premio a su impulsora. Vaya feminismo.

5 comentarios:

  1. Guille: cada vez me caes mejor.

    Yo aprecio las luchas por diversas reivindicaciones femeninas, pero sinceramente NO ME SIENTO REPRESENTADA por esos grupos feministas rabiosos que de tanto odiar a los hombres y al concepto de familia parecen olvidar que todas las mujeres tenemos hermanos, padres, esposos e hijos a los que amamos.
    Peor aún con esos grupos que callan en siete idiomas cuando deberían alzar la voz.
    Esto no es un asunto espiritual, se trata de una mutilación, que no por ritual deja de ser una tortura física.

    Muy recomendable e ilustrativo el libro de la exmodelo somalí Waris Dirie, activista contra esta práctica bárbara. Pistas:
    http://www.waris-dirie-foundation.com/
    He dicho.

    ResponderEliminar
  2. yo tampoco me siento representada por estas tías. no se les puede criticar nada sin que te digan que estas programada o esclavizada por los hombress

    ResponderEliminar
  3. Me parece que confunden hembrismo con feminismo, eso es consecuencia de la mala propaganda que hacen personas conservadoras como Guille que tratan de generalizar indiscriminadamente a la gente y deformar la lucha feminista ridiculizandola con esta figura parodia de la mujer feminista como una resentida, el feminismo no lo ejercen solo las mujeres y no proclama la superioridad de la mujer lo que sustenta es la equidad entre generos, equidad no igualdad.

    ResponderEliminar
  4. Saludos

    Desde el feminismo se condena esa práctica, eso ni lo dude (incluso, es donde más condenas he visto a esa práctica), ahora, sobre el tema de por qué no "condenan" a esa Señora por esa acusación, será que le creen a ella, ha declarado más de una vez que es una atribución falsa, que ella está "definitivamente en contra prácticas de que violan el cuerpo y los derechos de las mujeres." (frente a una pregunta sobre la ablación del clítoris, supongo que leyó la entrevista al buscar algo sobre esta mujer al hacer el artículo, de todas formas, puede consultarla acá). Ya sabemos cómo son esas cosas de quien cree a quien. ¿no?

    Hasta Luego ;)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:03 p. m.

    Te cagaron, jajaja ...

    ResponderEliminar