ORIANA


¿Qué tipo de democracia es la que favorece la teocracia, restablece la herejía, amén de torturar y quemar vivos a sus hijos? ¿Qué tipo de democracia es aquella en la que la minoría cuenta más que la mayoría y, en contra de la mayoría, manda y chantajea? Esa es una no-democracia. Un embrollo, una mentira. Te lo digo yo.
¿Y qué tipo de libertad es la que impide pensar, hablar, ir contracorriente, rebelarse y oponerse a quienes nos invaden y nos amordazan? ¿Qué tipo de libertad es la que hace vivir a los ciudadanos con el temor de ser tratados o incluso procesados y condenados como delincuentes? ¿Qué tipo de libertad que, además de las razones, quiere censurar los sentimientos y, por lo tanto, establecer lo que debo amar, lo que debo odiar y, por consiguiente, si odio a los americanos y a los israelíes voy al Paraíso y si no amo a los musulmanes, voy al Infierno? Una no-libertad. Te lo digo yo. Una burla, una farsa. Con indignación y en nombre de la Razón retomo, pues, el discurso que hace más de dos años cerré diciendo basta-stop-basta. Con indignación y en nombre de la Razón imito a Mastro Cecco, reincido y publico esta segunda esfera armilar.Mientras arde Troya. Mientras Europa se convierte cada vez más en una provincia del islam, en una colonia del islam. E Italia en la vanguardia de esa provincia, en una avanzadilla de esa colonia.
(...)
Por eso, al que quiera escucharme, le digo: ¿Vamos a claudicar, después de todo lo que hemos luchado por romper el yugo de la Iglesia católica, es decir, de un credo que era nuestro credo y que, todavía hoy, es el credo de la inmensa mayoría de los ciudadanos? Un credo que, a pesar de sus errores y de sus horrores, impregna nuestras raíces y pertenece a nuestra cultura. Un credo que, a pesar de sus papas y de sus hogueras, transmitió la enseñanza de un hombre enamorado del amor y de la libertad, un hombre que decía: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».
Oriana Fallaci (1929 - 2006)


Tags:

4 comentarios:

  1. Anónimo3:30 p. m.

    CUANTA LUCIDEZ

    "qué le vamos hacer si, muchas veces, en vez de personas deseosas de labrarse una vida digna trabajando, nos encontramos a menudo con vagabundos. Vendedores ambulantes de inutilidades, dispensadores de droga y futuros terroristas. O terroristas ya entrenados y entrenándose. ¡Y qué le vamos a hacer si desde el momento en que desembarcan nos cuestan un riñón! Comida y alojamiento. Escuelas y hospitales. Subsidios mensuales. Y qué le vamos hacer si nos llenan de mezquitas. Y qué le vamos a hacer si se adueñan de barrios enteros e, incluso, de ciudades enteras. Y qué le vamos a hacer si, en vez de mostrar un poco de gratitud y un poco de lealtad, pretenden incluso el derecho al voto que, pasándose la Constitución por el forro, le regalan los partidos de izquierdas.Y qué le vamos a hacer, si para proteger la libertad, por culpa suya tenemos que renunciar a algunas libertades. Y qué le vamos a hacer, si Europa se está convirtiendo o se ha convertido ya en Eurabia."

    "no sé qué es lo que está pasando en Polonia.Pero en el resto de Europa, comenzando por mi país, no está sucediendo lo que pasó en Viena hace tres siglos. Cuando los 600.000 otomanos de Kara Mustafa pusieron sitio a la capital, considerada el último baluarte del cristianismo, y junto a los demás europeos (excepto Francia) el polaco Juan Sobieski los expulsó al grito de «Soldados, combatid por la Virgen de Czestochowa». No, no. Aquí está pasando lo que pasó, hace más de 3.000 años, en Troya, cuando los troyanos abrieron las puertas de la ciudad y condujeron dentro el caballo de Ulises."

    "El terrorismo islámico no es un fenómeno aislado, un hecho en sí mismo. No es una iniquidad que se limita a una minoría exigua del islam. (En cualquier caso, una minoría nada exigua. Se calcula que, en Europa, dispone de 40.000 terroristas dispuestos a sacrificarse. Y no olvidemos que detrás de cada terrorista hay una organización concreta, una excelente red de contactos, un océano de dinero. Ergo, ese número de 40.000 hay que multiplicarlo al menos por cinco o por 10)."

    "Un despertar, en definitiva, que no se manifiesta sólo por medio de las matanzas, sino también por medio del secular expansionismo del islam. Un expansionismo que, hasta el asedio de Viena, se producía con los ejércitos y las flotas de los sultanes, los caballos, los camellos y las naves de los piratas, pero que ahora se realiza por medio de los inmigrantes, decididos a imponernos su religión. Su prepotencia, su enorme capacidad prolífica.

    Pues bien, el Papa lo sabe mejor que yo. Mejor que todos nosotros.El problema es que se encuentra en una situación dificilísima desde un punto de vista político y humano. Ante todo, por el hecho de estar al frente de una Iglesia que basa su credo en el amor y en el perdón. Una Iglesia que, en términos ecuménicos, predica el 'ama a tu prójimo, por lo tanto también a tu enemigo como a ti mismo'.

    "La libertad y la democracia no se pueden regalar como dos trozos de chocolate. Especialmente, en un país y en una sociedad, que ignora el significado de esos conceptos. La libertad hay que conquistarla. Quizás me equivoque, pero yo dejaría a los iraquíes cocerse en su propia salsa'."

    "Hay que meterse en la cabeza esta sencilla, inequívoca e indiscutible verdad: todo lo que los musulmanes hacen contra nosotros y contra sí mismos está escrito en el Corán. Viene pedido y exigido por el Corán. La yihad o guerra santa. La violencia, el rechazo de la democracia y de la libertad. La alucinante servidumbre de la mujer. El culto a la muerte, el desprecio a la vida... Y no me responda como los zorros del islam moderado, no me diga que en el Corán hay versiones distintas y diversas. Por mucho que cambien las versiones, en todas ellas la esencia es la misma.No entiendo la deferencia con la que ustedes, los católicos, se refieren al Corán. Alá no tiene nada que ver con el Dios del cristianismo. Nada. No es un Dios bueno, no es un Dios padre.Es un Dios malo. Un Dios dueño. No trata a los seres humanos como hijos. Los trata como súbditos, como esclavos. Y no enseña a amar: enseña a odiar. No enseña a respetar: enseña a despreciar.No enseña a ser libres: enseña a obedecer."

    "hoy, el peligro no somos nosotros.Son ellos. Es su libro (el Corán). Y dado que nadie lo dice, dado que alguien debe decirlo, lo digo yo."

    ORIANA FALLACI FUE ANTIFACISTA EN SU JUVENTUD.

    ResponderEliminar
  2. Levantemos nuestros corazones, cruzados, por Jesucristo y contra el Islam: Amén...
    Guille, guíanos es esta santa cruzada...
    sálvanos de los almorávides.

    Está en la línea de lo que te gusta ratón, igualita a Bush...

    ResponderEliminar
  3. Paolo Bidinost6:14 p. m.

    Guille,
    justo homenaje a Oriana, aunque se haya equivocado sobre unos puntos. Pero ha tenido el coraje y la lucidez que los hipocritas no tienen.

    ¿Proximo post sobre el discurso de Benedicto XVI a Ratisbona?
    Me permito una sujerencia para los relativistas y "libres pensadores" que no son tan libre en realidad: leerlo bien antes de comentarlo, y sobretodo entenderlo.

    hasta la proxima

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:56 a. m.

    "¡Y qué le vamos a hacer si desde el momento en que desembarcan nos cuestan un riñón! Comida y alojamiento. Escuelas y hospitales. Subsidios mensuales." Fallaci


    "Era emigrante y me acogiste" Mateo 25,35

    ResponderEliminar