Artistas e Intelectuales "Comprometidos"


La progresía a falta de ideas (o de voluntad para el debate) recurre a artistas e intelectuales, que suelen caracterizarse por su soberbia e intolerancia. Este método de propaganda no es nuevo, pero tiene su consagración cuando el régimen stalinista de la recién nacida URSS decidió reclutar artistas e intelectuales para defender y hacer propaganda de la causa bolchevique en el extranjero. La quizá más formidable maquinaria propagandística de la historia tuvo su origen en la Kommintern, o Internacional Comunista, dirigida por el genio de la infiltración y el agit-prop Willi Münzenberg.

Su trabajo consistió en inocular en la conciencia de occidente el axioma de que cualquier crítica o reproche al sistema soviético (socialista, progresista, de izquierdas, etc...) sólo podía provenir de personas inhumanas, fanáticas, fascistas o sencillamente estúpidas (les suena familiar?). Por el contrario los partidarios del comunismo eran gente de mente avanzada, abierta, partidarios del progreso de la humanidad y tocados por un halo especial de refinamiento artístico e intelectual. Para "demostrarlo" se adhirieron una auténtica pléyade de escritores, periodistas, artistas, actores, directores de cine, y científicos. Desde Ernest Hemingway hasta Saramago, desde de Bertolt Brecht hasta el recientemente galardonado Harold Pinter, etc, ser comunista o de izquierdas representa (hasta hoy) un nivel superior. Todos ellos estuvieron dispuestos a defender una imagen idealizada del sistema comunista y a esparcir por el mundo las bondades del régimen soviético, así como hoy cientos de intelectuales, artistas y cientificos difunden urbi et orbi los principios y tesis de los movimientos "anti" (antisistema, antiglobalización), para sembrar en la mentalidad del común los ideales "alternativos" bajo consignas revolucionarias como "Un mundo mejor es posible".

Por cierto, sobre la opinión que el propio Münzenberg tenía de todo ese colectivo, baste señalar el calificativo que empleaba en privado para definirlos: “El club de los inocentes”.

Los intelectuales comprometidos como Marcuse, Malraux, Sartre, Saramago, Gabo, Chomsky y otros dictan pautas morales. Primero apoyaron a la Unión Soviética, sin importarle la muerte de 20 millones de personas; segundo, apoyaron los movimientos revolucionarios en todo el mundo como los de China, Camboya o Cuba(que costaron decenas de millones de victimas más durante el S. XX), y actualmente se les escucha apoyar a Lula, y Bachellet. Que viaje!

Para el cierre de la campaña de Bachellet, vinieron artistas españoles como Víctor Manuel, Ana Belén, Ismael Serrano y Miguel Bosé. Lo primero que dijeron fue que sólo Bachellet es la garante de la democracia (¡qué democrático!). Por otro lado, según los iluminados de izquierda, con la candidata se superarán las consecuencias del golpe. Y, claro, no olvidaron anteponer el adjetivo (sanbenito) de "derechista" a su contrincante Piñera.

Estos artistas españoles auspiciados por el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) dijeron que no cobrarían dinero por apoyar a Michelle Bachelet, como si cobrar dinero fuese innoble, bajo y pedestre. Por tanto, de acuerdo con estos iluminados, cuando alguien, ya sea un empresario le cobra a su cliente, ya sea un empleado le cobra a su empleador, es un tonto. El cantante Victor Manuel dijo: ’’Hay mucha gente que no viaja por el mundo para recaudar dinero, hay muchas ocasiones en sus vidas en que regala su trabajo y trabaja gratis por causas nobles’’. Ejemplo: U2 regalando dinero de sus conciertos a los dictadores africanos.

Me acuerdo cuando en la campaña presidencial del 2000 contra la dictadura Fujimorista, los intelectuales y artistas de todo el mundo apoyaron vía conciertos (Manu Chao y Sabina, por ejemplo) y manifiestos (su recurso favorito) la candidatura del indígena Toledo. Entonces el hombre de Cabana exhibía orgulloso su raiz andina, sus origenes humildes, su éxito (?) en el ambiente académico y, como no, a su intelectual esposa antropóloga Elian Karp.

Siendo que Toledo y su partido han perdido la bendición de la "sociedad civil" (artistas, medios, intlectuales, etc), ¿A que candidato irían a apoyar con conciertos y manifestos en contra de la "Derechista" Lourdes?


NOTA: Sobre Willi Münzenberg y los origenes del Agit-Prop, consulté el texto "El Fin de la Inocencia" de Stephen Koch - Ed. Tusquets.

Tags: , , .

3 comentarios:

  1. Ciertamente, creo que los sambenitos posicionales (como izquierda o derecha) han dejado de singnificar algo real. Ahora sólo significa que tienes un nicho junto con una serie de personas con un "style" definido y apoyas ciertos "idearios" (no ideales ni utopías). Es sólo un calificativo para decir que soy de un grupo distinto. Creo que ser "izquierdista" es siempre estar mirando desde el ángulo de la razón negativa, y ser "derechista" es afirmar las bondades del status quo (en eso, sólo comparto las opiniones de Kolakowski). Crítica perpetua para el cambio, Observación perpetua para mantener lo mejor. Si ésas fueran las fuerzas reales, la izquierda nunca debería llegar al poder (por definición) y la derecha nunca debería tener mayoría (por motivo de un previsible aburrimiento). En mi caso, digamos que no creo en la necesidad de un gobierno, ni de la representación como sistema de ejercicio de poder. Creo que sólo el equilibrio concertado en el conjunto de los microcosmos de la comunidad puede obviar la lucha por el poder, en la que comunistas y capitalistas están metidos. El asunto no es "ejercer el poder" sino aplicarlo desde cada individuo según su ámbito e intereses. En fin, que ya me puse latoso. Perdón.

    ResponderEliminar
  2. Ante la imposibilidad de que las cosas por si mismas alcancen un "equilibrio" sin la necesidad de un ente concertador-rector-regulador-administrador-etc.. hay que procurar que ese gobierno que de todas maneras vamos a necesitar, este provisto de funciones mínimas. Esto es lo que se proclama desde el Liberalismo económico que actualmente es sostenido con diversos grados de compromiso por ambas facciones la derecha y la izquierda. Pero es la propaganda, de izquierdas, la que siempre se encarga de los matices y distinciones, que por corrección política dicen haber superado.

    ResponderEliminar
  3. Y muy buena anotacion por cierto, saludos!

    ResponderEliminar