¿El Muro o The Wall?


El Muro de la frontera Mexico-USA que se prentende ampliar... ¿Afecta el orgullo de un país?
Navegando en aguas mexicanas me encuentro con este brillante artículo al respecto, que hace gala de sensatez políticamente incorrecta. Una crítica al pensamiento tercermundista de echarle la culpa al otro. Provecho.

El Muro
por rolva

Tras la aprobación de la Cámara de Representantes gringa de construir muros en diversas localidades de la frontera EEUU-México hemos oído gran cantidad de expresiones principalmente de enojo. Y es que da coraje que te pongan una pared para que no pases. Pero independientemente de las razones por las que la legislatura gringa aprobó esta medida y si es efectiva o no para detener la migración, ¿qué debemos hacer en México al respecto?

Por su lado, Fox ha dicho que se trata de un retroceso en el tratamiento del problema migratorio, el cual, dice Fox, debe ser un tema bilateral. ¿Pero realmente lo es? ¿Qué tiene que ofrecer México para resolverlo? Todo el sexenio se nos habló de “acuerdos migratorios”, pero nunca se nos dijo qué era lo que ofrecía México. ¿Por qué? Pues porque en realidad el gobierno mexicano no ofrece nada y a cambio quiere que EEUU adopte un programa de trabajo temporal. Yo estoy de acuerdo con el programa de trabajo temporal, pero no es nuestro lugar exigírselo a los gringos. Ese programa sería por el bien de su economia y, por lo tanto, es su bronca.

El PRD, por otro lado, propone que el gobierno gaste nuestro dinero en “una amplia campaña mediática en Estados Unidos para difundir la gran aportación de los migrantes mexicanos a su economía”. De nuevo, esta no debe ser función de nuestro gobierno. La realidad es que los migrantes indocumentados están violando las leyes gringas y no se trata de leyes injustas. Ahora, imaginen por un momento que el gobierno gringo lanzara una campaña de publicidad en México para, por ejemplo, tratar de convencer a la gente de que PEMEX debe ser privatizado. ¿No estaríamos protestando en las calles por ese “intervencionismo”? ¿Qué le hace pensar al PRD entonces que nosotros si debemos hacerlo?

Además, si el gobierno mexicano tiene tanto dinero como para lanzar una gran campaña mediática en Gringoria, mejor que nos lo regrese para que nosotros podamos invertirlo en lugar de desperdiciarlo en tonterías. ¿O acaso creen que su campaña lograría algo? En todo caso es posible que logren que más gringos apoye a los conservadores. Eso fue lo que sucedió cuando se difundió el folleto que el gobierno mexicano estaba repartiendo dándole consejos a los migrantes sobre cómo pasarse al otro lado. La manera en que fue interpretado eso en EEUU es que un gobierno extranjero (el mexicano) estaba dando recomendaciones sobre cómo romper las leyes gringas!

La tercera reacción que merece comentario es la de la CNDH, la cual dijo que la construcción del muro “nos remite al Muro de Berlín”. Ésta es una de esas falacias que seguro se repetirán innumerables veces porque suena “bien”. Quedemos claros, este no es un Muro de Berlín. ¿Para qué era el Muro de Berlín? Para mantener a los alemanes del este encerrados dentro del bloque comunista. Es decir, el gobierno comunista lo puso para no permitir la salida de su población. El muro en la frontera tiene un objetivo diametralmente opuesto: no permitir la entrada de gente sin permiso a su país. Esa es parte de la función de un gobierno; vigilar las fronteras y regular la entrada de personas al país.

¿Resolverá este muro el fenómeno de migración ilegal? Yo tampoco lo creo. Pero quiénes deben decidir si vale la pena o no construirlo son los gringos. Después de todo es su dinero y si está bien o mal gastado lo decidirán ellos.

Ante la construcción del muro nuestro gobierno no debe hacer campañas en Gringoria ni recriminar a su gobierno. Nuestro gobierno debe entender qué necesita hacer para que la gente no tenga la necesidad de ir a Gringoria. En lugar de gastar dinero y esfuerzo defendiendo a los migrantes, debería ponerse a trabajar para mejorar las condiciones del país. Si algo le veo de positivo a todo esto, es que, si llega a disminuir la cantidad de gente que emigra, mayor será la presión sobre nuestros gobernantes para que aprueben las reformas que necesitamos para que se creen empleos en México. Reformas que nos permitan trabajar en lo que queramos, por el salario que aceptemos, las horas que nosotros decidimos y no bajo las condiciones impuestas por gobierno y sindicatos. Que nos permitan comprar los productos que nosotros queramos, de la calidad que nos satisfaga, al precio que consideremos bueno y que cada quien decida si es importante o no que sean productos mexicanos. Que nos aseguren que nuestras propiedades serán protegidas por la ley y que los gobernantes no se la podrán saltar simplemente por ser populares.

En fin, mucho tienen que hacer nuestros gobernantes en México como para ponerse a culpar de nuestras broncas a otros países.

Post relacionado: "Acuerdo" Migratorio

1 comentario:

  1. Leñe, no vi tu post, escribí ayer sobre este mismo tema. Te hubiera citado, ya que me parece que tú conoces mejor la situación que yo.

    Un saludo antizp Guille.

    ResponderEliminar