El "Genocidio Indígena" y otros mitos


Algo que falta en el panorama electoral peruano para redondear la cuota de oportunismos es que alguno de los candidatos recurra a cacareos de corte reivindicacionista como el de exigir a España reparaciones, compensaciones o disculpas por los "500 años de opresión" tal como sugirió el inefable Evo Morales, con el aplauso de toda la progresía. Siendo que en España esta gobernando el socialismo, Evo no se a atrevido a más, quizá para no perder el importante apoyo que le ofreció el gobierno de ZP (Rodriguez Zapatero, presidente del gobierno español) como a las dictaduras rojas de Cuba y Venezuela. Aunque el gobierno del PSOE español parece empeñado en aniquilar España (concediendo ventajas a los separatistas del Tripartito Catalán y del ETA vasco) por dárselas de vanguardistas e innovadores -palabritas mágicas en el imaginario progresista-, no esta dispuesto a aceptar reclamo alguno que pueda afectar sus arcas.

Los mitos sobre el descubrimiento y conquista de América persisten en la mente del común que vive resentida y nostalgica por un idílico pasado precolombino que dista mucho de lo que fue la realidad. En el Perú estamos traumados porque 80 españoles "solos" conquistaron un imperio de millones de habitantes, pero casi nadie considera el "detalle" de que muchas etnias indígenas se plegaron al avance español contra los incas - que estaban en guerra civil- y que, a la caida del Imperio, las élites indigenas (hatun-runas, orejones, etc...) se incorporaron al sistema colonial de dominación incluso proveyendo de mitayos a las explotaciones mineras coloniales.

Al respecto de estos mitos encontré la entrevista a María Saavedra, profesora de Historia de América del Instituto de Humanidades Ángel Ayala, vía Minuto Digital, que echa luces sobre el redivivo indigeno-leninismo, tan de actualidad gracias a Hugo Chávez, Evo Morales y demás políticos de la extrema izquierda ibeoroamericana que aprovechan cualquier ocasión para atacar a España y la cultura occidental y así atraerse las simpatias de sus alicaidos y empobrecidos pueblos.

La profesora de Historia de América señala entre otras cosas:


1. La Corona española jamás tuvo como objetivo en América el genocidio. El español demostró con su conducta que no le interesaba en absoluto arrancar del continente americano a su población nativa. Aparte de que, de haber existido genocidio, no habrían quedado indígenas.

2. España fomentó la creación de escuelas, colegios y Universidades. Recordemos la temprana fecha de fundación de la Universidad de Santo Domingo (1538), seguida muy pronto por las de Lima y México. O la de San Francisco Xavier de Chuquisaca, en Bolivia, creada en 1624.

3. Uno de los objetivos prioritarios de los Austrias fue la evangelización de los indígenas. La evangelización de América es una epopeya misionera que no se puede olvidar. No es justo que algunos quieran formular una leyenda negra. Si bien hubieron sombras, no se puede olvidar la extraordinaria obra de evangelización llevada a cabo por innumerables santos misioneros que en su gran mayoría lo dejaron todo para servir a los indígenas.

4. Gran parte de los pueblos pasaron de formar parte del Imperio Inca al Imperio Español. La región del Kollasuyu, una de las cuatro que formaban el Tahuantinsuyu (territorio dominado por los Incas), que ahora reivindican algunos líderes indígenas como base de un futuro Estado Autónomo Aymara, no era independiente a la llegada de los españoles.

5. Las leyes civiles favorecían en el trato a los nuevos súbditos. Durante la época de los Virreinatos el indio recibía exactamente el mismo trato que el resto de los súbditos de la Corona: es decir, un indígena americano recibía la misma consideración que un campesino de Castilla. Con una salvedad: durante años se les consideró “menores de edad” y, por tanto, menos responsables de sus acciones que los nacidos en Europa.

6. El movimiento indigenista esté promovido por la izquierda. Los movimientos indigenistas, con toda su carga de racismo, nacen en la segunda mitad del siglo XX y son directamente promovidos por los ideólogos de orientación marxista-leninista empeñados en crear el caldo de cultivo social de la revolución marxista. La izquierda se ha aprovechado de situaciones sociales realmente injustas para mezclar conceptos y embarcar a los indígenas en batallas radicales contra el capitalismo, el neoliberalismo, España y los EEUU.

7. Gran parte del continente americano unió su destino al de la Península Ibérica a partir de 1492. Durante tres intensas centurias se construyó la base de la comunidad iberoamericana: una lengua, una cultura, una religión. Tratar de eliminar este período de la historia es –aparte de imposible- un serio error, que crearía una brutal crisis de identidad entre los americanos.
Personalmente considero que la mejor muestra de la fusión de los pueblos indígena y español esta en la devoción cristiana de nuestro pueblo y en el arte virreynal que podemos encontrar a manos llenas en tantos templos y casonas no sólo en Lima sino, lo más importante de todo, en provincias. Si acaso nos deshicieramos de los traumas inculcados en el cole respecto a nuestro pasado virreynal y lo apreciaramos como se debiera, no permitiríamos que los delincuentes sigan depredando nuestro irremplazable patrimonio artístico en el interior del país.


Se podrá discutir si España actúo bien, mal o regular durante la colonización hispanoamericana. Lo que ya no es justificable es, a estas alturas, negar determinades realidades. Y si no, compárese lo que hizo España y el legado cultural que dejamos, con la actuación de otras potencias colonizadoras como Inglaterra, Francia y Holanda. Por no hablar del genocidio -éste sí- que, en nombre de la Revolución Soviétiva, que propició Moscú a lo largo y ancho de toda la geografía de la extensa URSS, donde al margen del lamado "genocidio comunista" hubo un bestial "genocidio patriótico" como el que sufrió el pueblo ucraniano en la década de los años 30 del siglo XX a manos del sanguinario Stalin, tan querido por los Che, Pasionaria, Neruda y Alberti. Porque todos estos indigeno-leninistas como la falsaria Rigoberta Menchú, financiados y promovidos por la Cuba de Fidal Castro y la Internacional Socialista ¿qué piensan de los genocidios propiciados por las ideologías que ellos mismos promueven?

El artículo de la entrevista completa la encuentran aquí.

Información gracias a Batiburrillo

Tags: , , , .

8 comentarios:

  1. "Una lengua, una cultura, una religión" eso acaso no suena a "Un pueblo, Un Reich, Un Fuhrer"? Y es sobre la base de esa "unidad" más falsa que la palabra de Fujimori que pretendes crear un ideal "liberal"?

    No seas gracioso, pues ratón. Quien ha leído historia en las fuentes mismas (Acosta, Las Casas, Garcilaso, Oviedo, Clavijero) no se va a creer tu rollo. El exterminio de los indígenas es un hecho. Su motivo fueron las enfermedades que se trajeron de Europa, claro, pero también las mitas y los obrajes. El aparato imperial no estaba destinad a hacer de los indígenas ciudadanos ni nada parecido. Hasta los mismos criollos fueron considerados gente se segundo orden.

    Un liberal no puede tragarse este rollo conservador. No es necesario ser "indigenista" para darse cuenta de las patrañas de la historia. Han sido 500 años de patrimonialismo, esclavitud, mercantilismo, racismo y estatismo. Quien no quiera ver esto no puede ser un auténtico liberal.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre digo: nadie mas gracioso quien prende como fosforito. PAra confirmar lo del "genocidio" premeditado o como política de la corona español, segun tus criterios, tendrías que demostrar que los españoles trajeron las enfermedades A PROPOSITO, o que las mitas y los obrajes estaban plenamente contempladas por las "Leyes Indianas". Vamos prosor, que si bien una cosa es el papel y otras son los hechos... entonces porque tienen que ser mas aceptables los testimonios sobre las bellaquerías que los otros.

    Y sobre el paralelo el "una lengua, una cultura... = un reich..." es la realidad llevada al extremo: a ver si la corona española impuso a los indigenas y mestizos su forma de hacer arte y cultura para que se cumpla tu ideario. Diego Quispe Tito pintó con la escopeta apuntada sobre su cabeza? Andaaa!!

    ResponderEliminar
  3. Otra brutalidad:

    Los movimientos indigenistas no surgen en el siglo XX. Se remontan al Taki Onqoy, que es del siglo XVI. Rebeliones indígenas solamente en El Perú hay en cantidad. Basta leer un poco de historia en los buenos libros, no en Internet. "Buscando un inca", por ejemplo, del excelente y desaparecido historiador Alberto Flores Galindo. Claro que para ti todo dato sacado de fuentes y documentos es cosa de "progres".

    ResponderEliminar
  4. No Doktor... kosa de progres es la lectura tendenciosa y parcial... komo ke ud "no se dio cuenta" lo que dice el texto completo: "Los movimientos indigenistas con su carga de racismo"... no "Los movimientos indigenistas" en su totalidad.
    Y algo que confirma el libro del fenecido A. Galindo es que esos movimientos indigenas de la epoca colonial, ninguno alcanzó dimensión "nacional", algo que si se alucinaban los del siglo XX.

    Vamos profesor! :D

    ResponderEliminar
  5. Pop goes the Housing Bubble? A Florida subdivision -- the Boca Country Club -- characterizes the area, the problem, and the answer. Read more ....

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:02 p. m.

    You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it
    »

    ResponderEliminar
  7. Daniel Salas está completamente equivocado. Para empezar, hoy se sabe que "las fuentes mismas" de las que habla son lo menos confiable que hay. El Relación de De las Casas, por ejemplo, fue un documento político, un panfleto, se diría actualmente, y no un documento que buscaba dar cuanta de una realidad con exactitud. Como muestra, nótese que De las Casas habla de matanzas aquí y abusos allá, pero en toda la Relación no dice un solo nombre ni da datos exactos de en dónde se comenten esos abusos. Con todo, al padre De las Casas terminaron creyéndole, y se promulgaron Leyes sumamente protectoras para con los indios. Igual, de Garcilaso, Guamán Poma, etc., cualquier historiador objetivo te va a decir que son cualquier cosas, menos fuentes históricamente exactas. Por otro lado, confunde movimientos indigenistas, que sí son del siglo XX, y se trata de movimientos culturales, sociológicos, literarios, etc., que son fuertemente ideologizados, que quieren vender una imagen idealizada del pasado prehispánico y a la vez la leyenda negra; con movimientos de resistencia indígena, que fueron movimientos sociales rebeldes ; esos sí se dan desde el Virreinato. Pero que haya habido estos nada prueba de que haya habido un especial maltrato a los indios, pues estos movimiento contra conquistadores se han dado en todos lugares y todas épocas, pues se trata de reacciones naturales a cualquier conquista: la sufrieron los griegos, los romanos, y los mismos mayas, aztecas e incas, estos últimos, aún en el mismo momento de la conquista (si no cómo se explica el apoyo que Cortés y Pizarro recibieron de indígenas en su lucha contra aztecas e incas respectivamente). Además nunca lograron ser movimientos de gran envergadura. Se tuvo que esperar a la rebelión de Túpac Amaru II para tener un movimiento indígena amplio, pero, como se sabe hoy (dejando de lado los cuentos indigenistas), el origen de esa rebelión fue el interés económico de TA II, y además, nunca se buscó la separación de España (solo reformas administrativas) ni menos la expulsión de los españoles.
    Lo que sí es cierto es que con la llegada de los españoles y la religión católica se acabaron los ritos salvajes de los sacrificios humanos y la práctica del canibalismo (de lo primero, los aztecas fueron campeones como puede verse aquí: http://la-reaccion.blogspot.com/2013/11/el-encanto-de-los-pueblos-originarios.html).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que más que decir que los españoles cometieron genocidio contra el pueblo indígena, se debería decir que gracias a los españoles se puso fin y se evitó que se siga cometiendo un genocidio, que era el que los aztecas cometían contra sus vecinos.

      Eliminar