Los BLUFFS del 2005 (I)

Acostumbrados como estamos a las noticias impactantes y reveladoras, repasemos algunos bluffs noticiosos del año que se nos va y que quizá más de uno querrá ignorar para no llenar de pena su corazoncito ávido de emociones:

Las Macroregiones: De lejos el Bluff del año, el bluff por antonomasia. Tanta propaganda, "preparación"... para terminar rechazado, espectorado por el pueblo que no tenía ni idea de lo que votaba. La regionalización nació coja para terminar también manca y, para colmo, hemipléjica. Para nadie es secreto que muchas de las regiones actuales se han convertido en feudos de sus respectivos presidentes, caso Huánuco (de la tía Luzmila Templo), Cuzco (del coquero Carlos Cuaresma), Loreto (del "autonomista" Robinson Rivadeneyra), Moquegua (de la loca Cristala Constantinides... ke me hizo perder 2 dias de viaje por su bendito paro regional, jiju..&%$@!!).

El Calentamiento Global: ¿No que este año iba a ser el más caluroso de la historia? Una vez más la impajaritable NASA vuelve a meter la pata poniendo en riesgo su credibilidad ante la comunidad científica y los fans de la ciencia. Y por si fuera poco, sus programas de transbordadores y de la ISS naufragan en medio de accidentes y críticas. En el Perú tuvimos un verano común y silvestre (sin fenómeno del Niño) más una fría primavera. Los ecologistas hicieron el ridículo (una vez más) protestando contra el Calentamiento Global mientras se pelaron de frío en Montreal. La Organización Metereológica Mundial admitió que no es posible asociar a ningún evento del tiempo o climático en particular con el calentamiento global.

El Papa "Negro": Para desilusión de los profetas y agoreros, la elección del cardenal Joseph Ratzinger como Papa a la muerte de nuestro querido Juan Pablo II representó un duro golpe no sólo para los esotéricos y fanaticos del ocultismo, sino tambien para la progresía mundial que ha afilado sus dientes contra la Iglesia y el cristianismo en general. Por enésima vez fallaron las profecías de Nostradamus, San Malaquías y las de Fátima (la versión comercial). La Iglesia tiene para rato, señores. Pese a quien le pese.

Las víctimas de los huracanes Katrina y el Rita: Saltaron alegres los hijos de la Gaia porque el Satan de los Satanes (los USA) estaba recibiendo la lección que se merecía por no haber estampado su firmita en el Protocolo de Kyoto. Esperanzados en que la cuenta ascendiera a por lo menos unas cuantas decenas de miles de muertos, tuvieron que quedarse callados para pasar piola ante la realidad de los hechos. Las víctimas del Katrina no pasaron del millar, siendo cada vez mas evidente que se debieron a la negligencia de las autoridades locales. En Texas se armó una evacuación propia del fin del mundo para lo que finalmente fue una tormenta común y silvestre. Además después de meses de alimentar el tópico de que al Katrina fue un huracán tan racista como el propio Bush, tanto el New York Times como el Los Angeles Times finalmente reconocen que no fue así, sino más bien al contrario: proporcionalmente murieron más blancos de lo que correspondería según el porcentaje de población, y que quienes murieron no eran necesariamente pobres, sino simplemente personas que voluntariamente se negaron a abandonar la ciudad cuando podían hacerlo.

El Protocolo de Kioto: En la cita del G8 le dieron una puñalada reemplazado a la reducción de los gases de invernadero por el aumento en la eficiencia y el adelanto tecnológico. En el primer día de la Iniciativa Global de Clinton, que se desarrolló en Setiembre en la sala de convenciones de un gran hotel de Nueva York, el Primer Ministro de Gran Bretaña, Tony Blair habló “con brutal honestidad” acerca del Tratado -del cual era acérrimo partidario- y en verdad lo hizo, señalando lo inutil e ineficaz del tratado: “Lo que los países nece-sitan hacer ahora es trabajar juntos para desarrollar la ciencia y la tecno-logía… No hay otra manera en que podamos enfrentar este problema a menos de que desarrollemos la ciencia y la tecnología para hacerlo.”

(Continuará)

2 comentarios:

  1. Antes que nada, un saludo nuevoañero desde Japón (por aquí ya estamos en el 2006)
    明けましておめでとうございます、今年もよろしくお願いします。

    Soy de quienes creen que el Protocolo de Kyoto (ciudad en la que vivo, por cierto) no representa la solución a los problemas medioambientales, pero sí el compromiso de los países a analizarlos y solucionarlos (de ser el caso). Es como el matrimonio, que no garantiza la fidelidad eterna, pero representa el deseo de la pareja a permanecer unidos por siempre...

    Si éste no fué el año más caliente de la historia, quizá lo sea el siguiente, o el siguiente, o el siguiente. Quienes creemos que el ser humano está dañando el medioambiente (ojalá no irremediablemente) nos alegraremos MUCHO si los hechos demuestran que estamos equivocados. Ojalá nos equivoquemos, Guille, ojalá todo esto no sea sino un bluff de nosotros, exagerados ambientalistas...

    Mientras tanto, disfrutaremos lo que tenemos, y el año nuevo que está llegando... ¡Feliz Año!

    ResponderEliminar
  2. Domo Arigato Mr. Giancarlo ! !
    Feliz Año!

    ResponderEliminar