FRANCIA: La derrota del BUENISMO (I)


Interesante el desarrollo de la contienda electoral francesa que acaba de culminar con la victoria del "derechista" ("conservador", bien entre comillas estos términos por provenir de la propaganda de la izquierda) Nicolás Sarkozy. El dividido (como en todas partes) socialismo francés no pudo articular un apoyo lo suficientemente másivo alrededor de su carta Ségolène Royal. Como siempre, apostaron por hacer una campaña contra "la derecha" en lugar de a favor de la izquierda (baste ver el debate que sostuvieron ambos candidatos antes del cierre de campañas), y perdieron.

Transcribo esta interesante chelitorial de El Mundo de España (bajo suscripción) que cuenta como fueron en realidad las cosas, ponderando su impacto para una Europa que parece no saber que hacer con la violencia extremista (no saben si apapacharla como manda la corrección política a lo Rodríguez Zapatero, o no):

POR QUÉ LA VICTORIA DE SARKOZY CONVIENE A ESPAÑA Y A EUROPA

Dentro de pocas horas sabremos a quién eligen los franceses como presidente de Francia. Todo indica que será a Nicolas Sarkozy, que, según el último sondeo hecho público, aventajaba en diez puntos a Ségolène Royal.
Zapatero elogió ayer la campaña electoral francesa por su moderación, poniendo como ejemplo «el respeto» entre los dos candidatos. Estas declaraciones reflejan un profundo despiste del presidente sobre lo que ha sucedido en el vecino país. Ayer toda la prensa francesa e internacional destacaba los mensajes catastrofistas de Royal, que en su último mitin afirmó que, si gana su adversario, «la violencia y la brutalidad se extenderán por Francia». Fue precisamente la candidata socialista la que calificó a Sarkozy como «el súmmum de la inmoralidad» en el reciente debate televisivo. ¿Dónde está ese «respeto» al que alude Zapatero?
Con más tino, Rajoy aseguró ayer que «Royal está haciendo la misma campaña que la izquierda española le hace al PP», subrayando la falta de discurso de la aspirante socialista. En el mismo sentido, Aznar publicaba ayer un artículo en Le Figaro en el que hacía un encendido elogio de Sarkozy, que es el hombre, según sus palabras, para impulsar la construcción europea y para llevar a cabo las profundas reformas que necesita Francia.
Esa es desde luego la opinión de un amplio sector de la sociedad española. Una encuesta realizada entre nuestros lectores revela que tres de cada cuatro consideran que Sarkozy sería mejor presidente para Francia y, por añadidura, para España.
Su opinión no se basa en una simple presunción sino en su trayectoria como ministro del Interior, donde ha demostrado que no regateará esfuerzos para luchar contra ETA. No existe constancia de que Ségolène Royal vaya a mantener esa misma firmeza.
Frente a las vaporosas ideas de la candidata socialista, Sarkozy ha sido capaz de precisar una política económica que, partiendo de una mayor productividad y un fomento de la cultura del trabajo, crearía empleo e impulsaría un mayor crecimiento económico. Eso es lo que le conviene a Europa y, sobre todo, a España, ya que Francia es nuestro mayor socio comercial.
El líder del centro-derecha es partidario de reformar la non nata Constitución Europea sin proceder a referéndums, una opción sensata que podría ayudar a relanzar la UE, junto a su franco entendimiento con la canciller alemana, Angela Merkel.
Sarkozy, cuya mujer es de origen español, siempre ha manifestado que concede una extraordinaria importancia a una buena relación con nuestro país, por el que siente una conocida simpatía. Su afinidad con Rajoy y Aznar es muy grande, pero también se lleva bien con Zapatero. Lógicamente, Sarkozy siempre antepondría los intereses de Francia, pero su actitud parece mucho más receptiva que la de Giscard o la de Mitterrand, que trataron con una displicente distancia a los Gobiernos españoles.
Sarkozy es una oportunidad para reconstruir una fuerte alianza entre España y Francia, que son dos de los cinco grandes socios de la UE. No hay razón para pensar que Ségolène Royal no vaya a mantener una buena relación con nuestro país, pero sí hay muchos más argumentos para creer que esos vínculos se fortalecerán con el líder de la UMP.
No menciono la opinión de los medios peruanos que tocaron el tema, ya que me parecen ridículas sus fobias dignas de tercermundismo ("el endurecimiento de las políticas que representa Sarkozy", ay fooo!!!).

Tags:

11 comentarios:

  1. Ya esta hecho..... el de las represiones y xenofobia estara ahi.... adios a la posicion clara y no condescendiente con USA.

    Este link esta interesante:
    http://franciavota.blogspot.com/ revisa los articulos anteriores para que te hagas una idea de quien son los que iban a las reuniones de Sarkozy y quienes a las de Royal....

    Esperemos que contra los pronosticos no sea el fin de los avances sociales.

    ResponderEliminar
  2. Por eso digo: la derrota del buenismo, porque pintar al oponente como malo, malo, maloso, como que ya no engaña a la gente como antes (en Perú si funcióno con Lourdes Flores como victima y Alan García como ganador absoluto). La Royal se rodeó de cuantos marginales pudo para aparentar ser la buena, buena, buenoza. A Sarkozy lo acompaña su curriculum como ministro del interior que aplico lo que a ningun sociata le gusta: la autoridad del estado; esa cosa que llaman fascismo pero que -cuando lo tienen en sus manos- se convierte en arma de doble filo.

    Como decia el filosofo frances Finkielkraut, ese multiculturalismo progre del que se llenan la boca los politicos socialistas no es más que multiracismo puro y duro, pero excelente promesa electoral.

    ResponderEliminar
  3. Si pues se parece a la gente incluso intelectualona que queria, deseaba imponerle y buscaba en Kerry la oratoria y la claridad politica solo porque era rival del maloso Bush II, absurdo, la misma izquierda francesa juzgara que Roya cometio cruciales errores y fallo en el proposito de que continuen con el reinado y ya.

    ResponderEliminar
  4. El caso interesante es que Sarkozy es el heredero de Chirac, como este a su vez lo fue de F. Mitterrand, todos ellos llamados "la derecha gaullista". Claro que mientras todos ellos tenian una politica bastante "de izquierdas" nadie protestaba mas de la cuenta, ni mencionaba siquiera ese epiteto gaullista. Esto, para confirmar una vez más lo estúpido de la dicotomía "derecha-izquierda" que parte de los autoproclamados izquierdistas y que los medios se tragan (y nos hacen tragar) enterita.

    ResponderEliminar
  5. lo de la dicotomia "derecha-izquierda" es relativo (palabra que detestas) dependiendo del pais, fijate en UK ahi con lo que ha hecho Blair esa division se ha diluido y se aplica lo que dices, probablemente tambien se haya difuminado en el periodo anterior de Francia, pero a mi modo de ver esta ultima campaña ha vuelto a hacer aflorar dicha division.

    Parece que segun Sarkozy ya no se cumple lo de "yo soy yo y mis circunstancias" sino "yo soy simplemente yo" pues asume la condicion de maldad como genetica negando cualquier condicionante ambiental....

    ResponderEliminar
  6. cual "asumir la condicion de maldad" a ver si explicas mejor la nota. Aqui tenemos un problema tremendo con la dezinformatsia propagandistica proveniente de las izquierdas que empobrece todo debate al concentrarse en superficialidades, caso del carnaval de numeros y cifras (para colmo erradas).
    Algo parecido sucedió en el Peru durante la prmera vuelta donde aplicaron con particular violencia los datos de la pobreza como argumento de campaña. Lo mismo con las propuestas sobre seguridad y desarrollo. Puro bla, bla, que cuando uno hace o porpone algo distinto a las palabritas bonitas, suena. Ayes de la política.

    ResponderEliminar
  7. PObre Guille...

    No sabe que los mismos derechistas se llaman derechistas a si mismos. Claro, guille pretende "deconstruir" el lenguaje a su favor.

    Pero la HISTORIA define las ideas y las acciones: desde los whigs y los tories en inglaterra, hasta la revolucion francesa, pasando por el mismisimo Alditus (que se dice liberal de derecha) o el grandioso blog "Ser de derechas y no morir en el intento"...

    Pero no, guille tiene la luz de cristo y esta "por encima de lo que impone la izquierda".

    :)

    anda a seguir creyendo las mentiras de tu secta berlusconiana, que por cierto, tambien se considera a si misma de "derechas"

    ResponderEliminar
  8. Como decia un buen amigo, hay que ser inteligentes para ver las cosas por donde se deben ver, que para el resto solo se necesita seguir consignas. Duran, mencióname un sólo politico que se autodefina o proclame "De derechas". No hablo de "prosélitos". Ni siquiera el payaso de Berlusconi ha proclamado ser derechista.
    Lo que hace de tu perorata pura baba, querido anonimo Duran

    ResponderEliminar
  9. Bueno... en España poco a poco el PP esta volviendo a usar el termino, se ve que a pesar de que el termino "Centro Reformismo" (alguien lo puede definir?) pudo ayudar a ganar elecciones en el fondo se sabia que lo que hubo en el gobierno de tu Aznar era derecha.

    Ahora he escuchado al menos a Zaplana y Rajoy hacer referencia a lo que es derecha y centroderecha como su electorado, claro que fue en el programa de tu amigo FJLS pero ya se empieza a reinvindicar el termino... mejor.. que nadie se lleve a confusion.

    ResponderEliminar
  10. Claro que si. Esa terminología nunca ha estado en desuso, pero vaya a uno a ver a que niveles y bajo que circunstancias. En España como en Italia y Francia son los adeptos quienes no tienen empacho en identificarse "de derechas" junto con su candidato. Pero incluso el juego de identidades varía desde la base hasta el nucleo mejor pensante o "ideológico". En españa los chicos de "Red Liberal" si bien se identifican con la derecha mantienen sus reparos sobre el PP al cual no llaman "partido de derecha", ni siquiera liberal. Un blog que pinta la situacion mejor que nadie es uno llamado "Si Rajoy (el jefe del PP español actualmente) fuera liberal". FJLS llama maricomplejines a Rajoy y compañia por no decantarse hacia la derecha.
    Naturalmente ni locos los del PP se autoproclamarian derechistas ni siquiera en sus circulos mas cercanos. Otra cosa que defiendan la participación ciudadana de la derecha, como lo haría cualquier persona con un mínimo de vocación democrática.

    ResponderEliminar
  11. Anselmo Amaru Ticona4:53 a. m.

    Mientras que en nuestros paises sudamericanos la derecha se prostituye con los extranjeros y le hacen la guerra a todo aquel que incite etnonacionalismo, y forjar una identidad etnica nativa; en paises como Francia, la derecha defiende sus interes nacionales, asume su hegemonia y expansionismo economico nacional y evita que ciertos grupos foraneos lleguen de ilegales y que amenacen y destruyan la identidad nativa y cultura de dicha nacion.

    En Francia GANARON LOS NACIONALISTAS, pues entonces no decia MVLL que el Nacionalismo es la cultura de los incultos?, entonces sera Sarkozy y su partido una tira de incultos?

    Pues no claro, el nacionalismo solo es privilegio para los paises desarrollados. Para nosotros que sigamos siendo colonia economica y dependiente de capitales foraneos

    Y para terminar, la revolucion economica de Sarkozy no va ser tan revolucionaria como se espera; ya sabes como son los franceses en politica.

    ResponderEliminar