Olvidar es volver a MORIR

Algunos amigos bienpensantes se toman al pie de la letra los dictados catastrofistas de los medios amparados en el dogma acientífico ONUsino del IPCC. Tal como lo explica Carlos Alberto Montaner, el alarmismo actual no es sino otra instancia de la lucha entre colectivistas (cargados de "buenismo") e individualistas (dolorosamente realistas). Vaya uno a saber de quienes se trata en realidad:

Los colectivistas (los que velan por los intereses de la colectividad) suponen que debido a las actividades industriales y a la combustión de residuos fósiles, la temperatura del planeta subirá varios grados y ello traerá consecuencias catastróficas.
Los individualistas, por su parte, afirman que las predicciones climatológicas están más cerca de la brujería que de la ciencia. Hace poco Álvaro Vargas Llosa recordaba con sorna que hace tres décadas el terror prevaleciente era el inevitable inicio de una era de frío glacial que nos congelaría los huesos, mientras George F. Will se preguntaba si era mejor la Groenlandia helada e inhóspita de nuestro tiempo o la más caliente y hospitalaria que encontraron los vikingos hace un milenio. Por otra parte, los habitantes del Caribe y del sur de la Florida, que se prepararon para recibir los veinte ciclones feroces que les auguraron los meteorólogos esta temporada, se vieron felizmente defraudados: no llegó ninguno.
Tras el debate escasamente científico, pues se basa en conjeturas o en dudosas probabilidades estadísticas y no en relaciones comprobadas de causa y efecto, lo que existe es otra deriva de la batalla ideológica y moral entre la izquierda y la derecha, o, de una manera más amplia, entre quienes defienden a la sociedad en abstracto y quienes centran su discurso en la protección de los seres humanos de carne y hueso.
Por eso no es nada sorprendente que en las filas del colectivismo ambientalista, las de los verdes, se den cita los socialistas de todo pelaje, los comunistas sobrevivientes del derribo del Muro de Berlín, aún con las huellas de los escombros ideológicos sobre las vestiduras encaladas, y, en general, todos los miembros de la alegre, vasta e ilusionada familia de los 'progres', mientras en el bando opuesto, en el de los individualistas, comparecen los liberales, mucho más interesados en los derechos de las personas de aquí y de ahora que en el destino de las generaciones futuras.
El furor colectivista por resolver los problemas del mundo a como de lugar no es nuevo. Desde los milenarismos medievales (en los que incluso el marxismo hunde sus raíces) se ha tratado de convencer al mundo de la inminencia de un apocalipsis después del cual (ya sea que se haya evitado o no) ad-vendría una nueva era.

Una y otra vez han fracasado en sus predicciones pero no sin haber cobrado una factura cuantiosa en todos los aspectos (político, social, económico, etc). Su último gran fracaso lo constituyó la gran revolución proletaria que debía suceder a la muerte del capitalismo consumido por sus crisis y contradicciones internas. Pero fue otro quien resultó morir de esa forma a la caída del muro del Berlín.

El catastrofismo cientifista actual, el del "Calentamiento Global", tiene como antecedentes inmediatos los fraudes de la capa de ozono y el Enfriamiento Global de los 70s que acarrearía de un hambre espantosa. Miren aquí como lo advertía Newsweek entonces:

Los causantes de ese cataclismo? La "bomba poblacional", el aumento de la contaminación industrial, el CO2, etc, etc. Observaciones precisas (efectivamente hubo una baja notable de la temperatura global durante las décadas de los 60 y 70), hipótesis apresuradas, conclusiones erróneas.

Nada nuevo bajo el Sol pero, ¿Por qué pocos se acuerdan?

Tags:

5 comentarios:

  1. Duende Rojo9:52 p. m.

    Ratón, haces bien cuando dices: “Vaya uno a saber de quienes se trata en realidad”, porque sólo un imbécil y un paranoico como Montaner podría calificar de “comunistas” a aquellos que apoyan la tesis del calentamiento global y de “liberales” a aquellos que la rechazan (todo esto al margen de si tal tesis es real o no. No entraré en esa discusión). Montaner vive aún en la época de la Cold War, para él el Muro de Berlín aún no ha caído; es más, me atrevería a decir que él es capaz de encontrar comunistas hasta en la nación de Alicia, o sea el País de las Maravillas.
    Que yo sepa Al Gore, a quien le robaron la presidencia del país más capitalista del planeta y que es uno de los que más ardientemente abogan por cambios radicales en las políticas ambientales de las naciones industrializadas, a este tipo, repito, no se le puede calificar de comunista ni de promotor de ninguna “gran revolución proletaria”.
    Además, no creo que Montaner sea una buena autoridad a quien citar. Sus opiniones se han devaluado estrepitosamente desde que se descubrió que es un vulgar mercenario del periodismo (http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/15465964.htm)
    Repito: hiciste bien al escribir esa breve línea. Te salvaste por un pelito.

    ResponderEliminar
  2. Je, je, si eres de los que se emocionan por una linea y no por el total, entonces baja de la nube y leete esto: Suscribo 100% lo que dice Montaner. Leete mejor el post para que veas porqué.

    El muro de Berlin ha caido, pero la leccion esta lejos de ser asimilada. Al Gore es un inmoral que esta rehuyendo a todo debate cientifico sobre su pelicula, aparte d eno reconocer que durante su vicepresidencia en la administración Clinton, apoyó la retirada del protocolo de Kyoto. El partido Democrata norteamericano es mas izquierdista de lo que crees, pero con fines meramente electorales.

    y eso de los pagos del gobierno federal es una practica bastante comun en todo el mundo. Telesur de Chavez paga a periodistas e intelectuales y subsidia produccion audiovisual, lo mismo que hace cualquier estado que tenga su cadena o agencia oficial de noticias, o que haga lobby para apoyar sus intereses en el extranjero.

    Baja del arcoiris duende, je je

    ResponderEliminar
  3. (Y leyendo tu propio link del Miami Herald salen las rectificaciones y aclaraciones respectivas. Vaya ke se nota que eres de los ingenuos que celebran una frase y no el discurso completo.)

    ResponderEliminar
  4. Duende Rojo11:58 p. m.

    ¿Suscribes 100 por ciento lo que dice Montaner?
    OK. Es tu derecho. Y es bueno saberlo, porque yo ratifico 100 por ciento los calificativos que le he dado en mi comentario.
    A quien le caiga el guante…

    ResponderEliminar
  5. Montaner?? Noooo!!! Ahorita empiezan a llover los comments de todos los caviares protestando solo por mencionarlo...

    Sí o no, Godoy??

    ResponderEliminar