UNA VERDAD INCÓMODA: La hipocresía de AL GORE

El abanderado del ecologismo y ganador del Oscar, Al Gore, no vive según sus propios principios. Muy por el contrario, consume al año 20 veces lo que un hogar promedio en los Estados Unidos:

"No parece que se esté aplicando su propia receta", asegura Trent Seibert, portavoz del Tennessee Center for Policy Research, un centro de estudios promotor del libre mercado que ha sacado a la luz las facturas eléctricas del ex vicepresidente estadounidense.
Los datos, que no han sido desmentidos por Gore, muestran que el director de Una verdad incómoda gastó alrededor de 30.000 dólares (unos 24.600 euros) en electricidad el año pasado en su residencia de Nashville (Tennessee), una mansión con 20 habitaciones, ocho cuartos de baño y una vivienda aneja para invitados.
Los Gore usaron cerca de 191.000 kilowatios/hora en 2006. La casa típica de la zona usa unos 15.600. Según el informe, la factura media que han pagado cada mes ha sido de 1.359 dólares (unos 1.030 euros).
Pero Gore no niega su abultado consumo, sino que lo justifica con una propuesta de risa:

What Mr. Gore has asked is that every family calculate their carbon footprint and try to reduce it as much as possible. Once they have done so, he then advocates that they purchase offsets, as the Gore’s do, to bring their footprint down to zero.
(Lo que Mr. Gore pide es que cada familie calcule su "huella de carbón" y trate de reducirla tanto como sea posible. Una vez hecho esto, recomienda la compra de bonos, tal como hace Gore, para reducir su huella a cero.)
¿En que consisten esos bonos (carbon offsets)? En realizar o financiar actividades que -teóricamente- reducen las emisiones de CO2, como el uso de las energías renovables (muchas de ellas altamente caras e ineficientes) o plantar árboles (que absorben CO2 de día.... y lo exhalan de noche, como todo organismo que se vale de la fotosíntesis). Osea, una estafa total.

La proposición de Gore no sólo es un embuste sino una inmoralidad que va más allá del hipócrita "haz lo que yo digo, no lo que yo hago". Lo que dice es que se puede malgastar la energía siempre que se compense en inversiones ecológicas en función de ese consumo excesivo. Ni cortos ni perezosos ya se han creado empresas dedicadas (un ejemplo aquí) a la financiación y venta de estos bonos. Ya saben: los gringos huelen el negocio a leguas. ¿Qué será de los que no pueden amortizar su consumo "irresponsable", como la gente pobre? Ni pregunten.

Vía Barcepundit

Tags:

5 comentarios:

  1. Anónimo6:59 p. m.

    es logico pensar que es hipocresía todo ese floro ecologico tan solo con tomar nota de que viene de un político, y encima estaunidence, y encima derrotado en campaña electoral

    ResponderEliminar
  2. buen, muy bueno que hagas ver esto, gracias!

    ResponderEliminar
  3. En todas partes se cuecen habas.

    ResponderEliminar
  4. pensé en ti al leerlo:

    http://www.cnnexpansion.com/blogs/invertir-en-la-humanidad/archive/2007/03/04/una-verdad-incmoda-o-un-lobby-de-la-envidia

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:42 p. m.

    Al gore proviene de la misma logia que Bush, no es más que la otra cara de la misma moneda. Apesta a ambicioso hipócrita ególatra y anticomunista.
    Por lo menos Bush no nos atufa con tanta pantomima.

    ResponderEliminar