El Chávez REAL

¿Qué es en realidad Hugo Chávez? Lo que salta a la vista es su tremenda inconsistencia ideológica que se evidencia en sus continuos cambios de discurso, aunque conservando la pose "anti", "izquierdista", que lo ha hecho popular en todo el mundo (obvio: si aquello no contribuyera con su buena imagen, hace tiempo que lo hubiera abandonado). Lo gracioso del asunto es que son los revolucionarios -los que más alegan consistencia en cuanto a principios- los que reclaman al dictador venezolano como uno de los suyos, seducidos por su verbo. En el futuro, cuando la historia sancione a Chávez, imagino que los "antis" de entonces dirán -recién- que el dictador de Barinas nunca fue un socialista, sacudiéndose como puedan de su "legado" tal como lo hacen ahora con Stalin, Mao y Pol Pot.

Una venezolana explica mejor que nadie lo que realmente es Hugo Chávez y su "Revolución Bolivariana":
Si, alguna vez Chávez quiso ser cura, y pintor (como Hitler), y pelotero, y no logró ninguna de estas cosas, y en el ejército llego ¡a mandar en la Cantina sobre el rancho de los soldados (y entonces tenía el alias de “Tribilín”, y lo suspendieron en Estrategia, y en lugar de eso sí fue excelente en tácticas terroristas para crear el pánico en una población civil (lo que no dudo que ha usado contra nosotros los venezolanos), y no llegó a más alla de teniente coronel, y, entre blandirnos en close-up la Biblia y la Constitución y decir que seremos una revolución socialista, se le olvida citar en vivo y directo los insultos y ofensas que escribió Marx sobre Simón Bolívar. En cuanto a si es consistente ideológicamente no se sabe: se pega de cualquier bicho que maltrate a su pueblo, se apurruña con cualquiera que mate a su pueblo, ya sea el de Zimbawe, el de Bielorrusia, el de Corea del Norte, el de Rusia, el de Cuba, y a todos les insiste en su admiración sobre lo bien que mandan a su pueblo. ¿Será hipocrecía o envidia? Mientras tanto, el y su corrupta élite pegados de la teta petrolera, exhibiendo fortunas obscenas, regalando a manos llenas lo que no es suyo, y sometiendo a sus ciudadanos a la perdida de sus derechos. Conste, yo si vivo en Venezuela, no hay leche líquida, el azùcar escasea, ha subido el costo de la vida un 15 por ciento este año. Si, ganó por gastar a manos llenas en su campaña lo que no es suyo: el dinero de todos, y embobar a los pobres con una vida fácil y becaria, no una de trabajo y buenas costumbres. Hay mas que decir. Sí, los pueblos se equivocan, para su propio mal. Años después, ruedan las cabezas de los tiranos…: ¿Os parece mal que querramos ahorrarnos el excruciante sufrimiento de Cuba? Somos unos derechistas por defender nuestros derechos. Hala, cambiense por nosotros, vengan a vivir al mar de la felicidad, y sabrán, como decimos los venezolanos, cómo se bate el cobre.
Via Ajopringue

Tags: , , .

3 comentarios:

  1. Anónimo8:20 p. m.

    Arde, Ratón, Arrrrrrdeeeee..ji ji

    ResponderEliminar
  2. ¿ Qué hara ahora Chávez, para explicar los conceptos vertidos en 1858 por su idolo Karl Marx, cuya teoría siguen el y Fidel con pasión, en contra de Simón Bolívar, su otro heroe, pero este de verdad y de varios paises latinoamericanos?

    Karl Marx se refirió a Simón Bolívar como el "canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar es el verdadero Soulouque", (carta de Marx a Engels de fecha 14-2-1858). En esa misma oportunidad, afirmó que Bolívar era un mito de la fantasía popular: "La fuerza creadora de los mitos, característica de la fantasía popular, en todas las épocas ha probado su eficacia inventando grandes hombres. El ejemplo más notable de este tipo es, sin duda, el de Simón Bolívar"

    ¿Cómo conjugar ambas visiones contrapuestas?
    Bueno, a quién le interesa en realidad, si el 60% de los venezolanos se vende por unas migajas, y no va a estar analizando las incongruencias conceptuales y ridiculeces de Chávez, actual enemigo público n° 1 del Viejito Pascuero y del pino navideño.

    ResponderEliminar
  3. pues yo soy de izquierda, marxista, y no considero a Chávez un izquierdista... a lo mejor lo sea, como lo fue Perón.
    Para mí no es ningún ejemplo para la izquierda.

    ResponderEliminar