UN CORAZÓN DE CARNE


La solidaridad es consustancial al mensaje del evangelio. De la meditación del papa Benedicto XVI al concluir el Vía Crucis de Viernes Santo:
Siguiendo a Jesús en el camino de su pasión, vemos no sólo la pasión de Jesús, sino que también vemos a todos los que sufren en el mundo. Y esta es la profunda intención de la oración del Vía Crucis: abrir nuestros corazones, ayudarnos a ver con el corazón.
Los Padres de la Iglesia consideraron como el pecado más grande del mundo pagano su insensibilidad, su dureza de corazón, y les gustaba mucho la profecía del profeta Ezequiel: «quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne» (Ezequiel 36, 26). Convertirse a Cristo, hacerse cristiano, quería decir recibir un corazón de carne, un corazón sensible a la pasión y al sufrimiento de los demás.
Nuestro Dios no es un Dios lejano, intocable en su beatitud. Nuestro Dios tiene un corazón, es más, tiene un corazón de carne. Se hizo carne precisamente para poder sufrir con nosotros y estar con nosotros en nuestros sufrimientos. Se hizo hombre para darnos un corazón de carne y despertar en nosotros el amor por los que sufren, por los necesitados.
Las lecturas "sociales" y las exégesis en clave "alternativa" salen sobrando. La llamada sensibilidad social (la verdadera, no la de los victimismos y demás subalternidades) es inherente al ser cristiano precedido por la fe, del encuentro con el acontecimiento: Dios hecho carne que sale al encuentro del hombre.

Tags:

5 comentarios:

  1. Anónimo10:09 a. m.

    Viva el corazón de carne de Cipriani quien asistió a los flagelados por el terrorismo.

    ResponderEliminar
  2. Je je. La cantaleta de siempre. No es por nada que lo llamaron para mediar con los terroristas del MRTA durante la toma de la embajada, que es cuando sale a la luz pública. Cipriani si estuvo con la gente que sufria en Ayacucho. Las organizacions de DDHH no. De alli su desazón por ellas.

    Recuerdo esos actos registrado en el video frente al monumento ojo que llora. Le falta un detalle: la presencia de la asociación de familiares de los presos políticos, los que dicen que los pobrecillos terroristas son perseguidos politicos.

    No se hagan los ciegos muchachos

    ResponderEliminar
  3. No voy mentir - mucho menos en semana santa - : Cipriani no me agrada. Sin embargo, cuando esta en el Altar, celebrando la misa, lo respeto por ser lider religioso del pais, cardenal, yada yada yada, de la misma manera que a cualquier sacerdote.

    Para mi sorpresa, me encontré asintiendo al 98% de su Homilia en el Sermon. Este al menos me ha gustado porque hablo cosas que son ciertas.

    Felices Pascuas Raton :) ¿Me dejarás un huevillo de chocolate por ahi? :)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:29 a. m.

    Cipriani es un fascista repudiable, igual que el santo Escrivá. Cipriani practica asiduamente lo que el franquista llamó -en su manual llamado "Camino"- la "santa mentira". Hipócrita elefantiásico que justifica cada asesinato del Estado del Capital. Ustedes son sus tontos monaguillos.

    ResponderEliminar
  5. Lo de la "santa mentira" no se lo cree ni el mas tonto de anti-opus. Y Cipriani no justificó "cada asesinato...", ni siquiera la muerte de los terroristas de la toma de la embajada.
    Cuentitos, para los tontos

    ResponderEliminar